Home / A criterio de / Columnas / Anselmo Estrada Alburqurque / “Castas” de partidos y colores

“Castas” de partidos y colores

La supuesta ocurrencia del dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, de llamar “´pri-etos” a quienes han desertado afiliándose al partido Morena, que postula “al ya saben ustedes quién”, da pábulo para remontarnos a los 300 años de la dominación española que produjo las castas, antes y actualmente discriminadas.

Los españoles que llegaron a la Nueva España sin españolas para hacerlas parir tenían derecho a poseer diez o veinte mujeres indígenas, y con la importación de esclavos, a otras tantas negras o mujeres de otros colores.

De ese cruzamiento de españoles surgieron decenas de combinaciones:
De español con indígena: mestizo; de mestizo con española: castizo; de castizo con española: criollo; de español con negra: mulato; de mulato con española: morisco; de morisco con española: chino.

De chino con india: salta atrás; de salta atrás con mulata: lobo; de lobo con china: jíbaro; de jíbaro con mulata: albarazado; de albarazado con negra: cambujo; de cambujo con india: zambaigo; de zambaigo con loba: calpamulato; de calpamulato con cambuja: tente en el aire; de tente en el aire con mulata: no te entiendo; de no te entiendo con india: torna atrás. De indio con negro: zambo.
Adicionalmente, se denominaba “cuarterones” o “quinterones” a aquellas personas que tenían un antepasado indígena o africano y cuatro o cinco generaciones mezclándose con blancos, teniendo un aspecto peculiar, pero parecido a un europeo.

 

CRUZAMIENTO DE PARTIDOS Y COLORES

Cumplidos 200 años de la emancipación mexicana sigue el cruzamiento étnico que en mucho o poco ha mejorado a nuestra raza. Mujeres bonitas, hombres atractivos. Mayor esperanza de vida. Empero, si bien no tenemos guerra de castas, sufrimos los revoltijos partidistas de los que han surgido raleas de políticos vividores; tribus que combaten por mantener prerrogativas—dinero sin trabajar—, de las que emanan estirpes multicolores.

 

CHAPULINES, CAMALEONES; DINOSAURIOS

Hemos tenido presidentes de la república tricolores y azules; han asumido el poder gobernadores amarillos, azules, rojos y naranjas. Senadores y diputados que cambian de color como camaleones: del PRI tricolor, transmutan al negro con amarillo; del rojo y blanco, al azul, y del turquesa al naranja.

Los dinosaurios del Partido Revolucionario Institucional han parido insólitamente fenómenos como al Partido de laRevolución Democrática, teñido de amarillo con negro, donde el producto de esa cruza son los chuchos, , los bejaranos, los amalios y los viejos pepinos.

Del PRI surgió las raleas del verde tucán con un retoño caciquil. El Panal de la reina magisterial que mangonea a los zánganos turquesas. El benjamín PES, amamantado desde el palacio de Bucareli.

Y las raleas azules panistas;

Ya no hay abolengos ni prosapias, sino herencias prosaicas. ¿Hizo bien el líder del PRI, el “quinterón” Enrique Ochoa Reza—en los apellidos lleva la penitencia– en llamar pri -etos a sus desertores correligionarios, ¿por unirse a los morenos de Morena?

Enrique Reza y los que se dicen priistas de prosapia son semejantes a los “quinterones” de las castas coloniales redivivas por él y ellos y, sin ánimo de menospreciar, por ellas, que ya son muchas, y una que otra chapulina y camaleona.

Lee también

Malos perdedores

Es un hecho que durante su sexenio Felipe Calderón manejó al PAN como si fuera …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!