El error de Margarita

Pachuca, HGO.

Dic 15, 2017

A Criterio de
Sergio Sarmiento I Jaque Mate

El error de Margarita

“Nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error.” Napoleón Bonaparte

Margarita Zavala se equivocó. Supongo que ella misma ya se da cuenta. Dejar el PAN para buscar una candidatura independiente fue un gesto romántico, una protesta contra los abusos del presidente panista Ricardo Anaya, pero al final sólo se ha hecho daño a sí misma.

El camino para obtener el registro como candidata independiente a la Presidencia está demostrando ser más difícil de lo que muchos pensaban. Si reunir firmas del 1 por ciento del padrón electoral parecía sencillo en abstracto, en la realidad está resultando una tarea hercúlea. En este momento no parece que ninguno de los aspirantes podrá conseguir el objetivo.

¿Qué significa conseguir 866,593 firmas certificadas en 17 entidades? El Partido Acción Nacional, con sus 78 años de existencia y sus triunfos electorales, apenas rebasa los 220,573 militantes según el INE. Margarita tendría que obtener de aquí al 19 de febrero el respaldo confirmado y singular -sin que el ciudadano dé su firma a ningún otro candidato-de cuatro veces el número de militantes del PAN.

Ser un candidato independiente a la Presidencia parece más difícil que formar un nuevo partido, el cual además es mejor negocio. Un nuevo partido debe contar con tres mil afiliados en 20 entidades federativas o 300 afiliados en 200 distritos electorales. El número de afiliados no puede ser menor al 0.26 por ciento del padrón electoral de la elección federal anterior. Son requisitos más fáciles que los de un candidato independiente. Muchos de los partidos actuales seguramente no podrían cumplir los requisitos si trataran de obtener el registro hoy. Los candidatos independientes, en cambio, están teniendo que cumplir criterios muy estrictos. Sus firmas, por ejemplo, tienen que ser de personas reales, mientras que muchos de los supuestos militantes de los partidos son al parecer ficticios.

La salida de Margarita del PAN, el partido en el que milita desde los 16 años, fue una decisión apresurada y emocional, de ésas que uno no quisiera tener en un presidente. No hay duda que Ricardo Anaya ha utilizado los tiempos de medios del PAN para beneficiarse a sí mismo y que su proyecto de alianza con el PRD parece construido con ese mismo propósito. Pero la solución de renunciar al PAN no ha hecho más que dejarle la mesa servida a su rival. No deja de ser significativo que el ex presidente Felipe Calderón no ha dejado el partido.

Al final Margarita se puede quedar sin nada. A pesar de haber estado número uno o dos en casi todas las encuestas en los últimos años, hoy se enfrenta a la posibilidad de no poder siquiera contender. Mientras tanto, Anaya ha tomado control del PAN y prepara su candidatura por el Frente Ciudadano. Ya sin Margarita, su mayor rival panista es Rafael Moreno Valle, quien no pinta a las encuestas. Miguel Ángel Mancera se ve como un prospecto lejano por la debilidad cada vez mayor del PRD.

Ante las complicadas, y a veces irracionales, reglas electorales, la política en nuestro país requiere de decisiones inteligentes y muy calculadas. Margarita era una de las principales contendientes a la Presidencia. La decisión emocional de salirse del PAN le ha hecho el favor a Anaya de anularla virtualmente. Mucho más sensato habría sido pelear el control de ese PAN que ella conoce mejor que nadie, como lo hizo Felipe Calderón entre 2004 y 2006 cuando le arrebató el control del PAN a un presidente Vicente Fox que no estaba de acuerdo en su candidatura presidencial.

En mora

La deuda de Venezuela ha sido declarada en mora (default) por Standard & Poor’s. Otras calificadoras ya lo habían hecho con anterioridad. Venezuela ha dejado de hacer ya dos pagos por intereses de su abultada deuda externa y no parece haber visos de que cubra sus siguientes obligaciones.

Edición Impresa

Criterio Hidalgo

Ver edición impresa

Ver más