Home / A criterio de / El poderío y la fuerza

El poderío y la fuerza

Tres chicas y un músico forman y dan vida a una de las agrupaciones de damas de rock de Pachuca, conocida como Woman Sex Machine, quienes ya han cumplido dos años de estar integradas, de presentaciones, de mucha buena actitud, y de bastante música en los escenarios independientes.
Woman Sex Machine está conformada por Lizeth Hernández en la batería quien es originaria de Tepeji del Río; la encargada del bajo es Ariadna Gómez, originaria de Pachuca; Ivonne Sandoval, de la Ciudad de México, es la vocalista de la banda, y el músico Ignacio Lozano de Pachuca quien se integró recientemente a la agrupación.
Escuchar a esta banda hace que el público viva una experiencia sin duda inolvidable. Pocas son las agrupaciones de rock originarias de Pachuca y que están integradas por mujeres, pero ésta en especial es un combo que manifiesta una intensidad muy fuerte al momento de tocar e interpretar su música.
Esta es una de esas agrupaciones que hay que ver en vivo. Ivonne la vocalista libera una energía de alto octanaje en el escenario, su poderío se vive a través de su voz, esa voz que llega hasta el último rincón del establecimiento en donde se encuentre y le da vida y forma a esta agrupación, como si fuera una descarga eléctrica de mucha melodía. La música de Woman Sex Machine suena y se escucha a poder, a energía pura, cada una de las chicas y su guitarrista Nacho, manifiesta una intensa carga de voltaje puro.
Ivonne va trabajando la letra con una depurada técnica de improvisación. Su experiencia como vocalista le permite crear con su inspiración, ello con base en la música que generan Liz, Ari e Ignacio, con un mensaje de que también las chicas pueden ser rudas, no por ser mujeres serán delicadas siempre.
Surrealismo y Vida real, son la fuente de inspiración para que las canciones de la banda surjan y se desplacen por el escenario, una de esas historias habla acerca de un acosador, y mientras otra más describe la experiencia metafórica de un demonio que busca el domino mental.
“Es mucha improvisación y después le vamos dando forma basándonos en estructura verso, puente, coro, verso; realmente no hemos dicho a esa canción me gusta hagamos algo parecido. La letra primero creamos el coro y ya después los versos las letras son historias”, indica Ivonne sobre el estilo de hacer las piezas sonoras de la banda.
Una manera de trabajar que les deja su propio estilo a la hora de cantar y componer.La banda tiene una forma peculiar de cantar sus historias sin duda alguna, ellas lo aprovechan muy bien, con las experiencias y sus conocimientos sonoros en este sentido, y todo ello queda matizado por la fraternidad que han desarrollado en el escenario, en los ensayos, compartiendo cada momento como banda, que bien dicen ellas es una familia alterna cuyo cariño y afecto crece y se fortalece siempre.
Ignacio Lozano llegó a la banda para quedarse, le interesó mucho como músico todo el potencial que estas tres mujeres estaban manifestando, y desde luego que su trabajo sonoro era importante, por lo que su guitarra llegó en el mejor momento a esta agrupación.
Lozano es músico egresado de la Escuela de Artes de la Universidad del Estado de Hidalgo, y siempre ha tenido un cariño especial por el rock, lo que le ha permitido también formar parte de diferentes bandas en su reconocida trayectoria como músico en los escenarios del estado de Hidalgo.
Lizeth Hernández es una baterista que hacer explotar su estilo, tiene experiencia como músico instrumentalista desde hace doce años, ella marca el ritmo a una velocidad y una fuerza peculiar, como pocas ocasiones se ve en el escenario.
Ivonne tenía una banda, y Ari era parte del público que escuchaba estas interpretaciones, mientras que con Liz también integrante de otra banda, comenzaron a conocerse y a salir. Tiempo después Ari sería instruída en la música por Liz, hasta que se dio la oportunidad de integrarse en este mismo proyecto.
Scott Pilgrim es una de las películas favoritas de las chicas, en ella participa la banda Sex Bob-Omb lo que fue la inspiración para que las chicas pensaran sobre el nombre; comenzaron un juego de letras hasta que quedó de manera institucional Sex Woman Machine.

Lee también

Chamaquendo electores

El cartón de Franco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!