Galardón a la tortura

Pachuca, HGO.

Dic 17, 2017

A Criterio de

Galardón a la tortura

La tortura data del 16 de octubre de 2011

Me voy a violar a tu hija frente a ti”, “vas a orinar sangre”, “te vamos a echar a un negro para que te viole” son amenazas de agentes de la Policía Investigadora acusados de tortura, fabricación de pruebas y tratos inhumanos y degradantes acreditados por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH) durante el periodo de Alejandro Straffon Ortiz como fiscal, a quien, el mismo organismo, galardonó el 20 de julio por su defensa y protección a grupos vulnerables. El expediente CDHEH-VG-0672-15 refiere que en el penúltimo año de Straffon, el 4 de febrero, un grupo de elementos ingresó al domicilio de Lucía (nombre irreal para proteger la identidad de esta persona sujeta a proceso) y, sin mostrar documento alguno, fue detenida, tras recibir golpes en el estómago.
Cuando llegaron a la agencia del Ministerio Público de Mixquiahuala, aseguró, le cubrieron los ojos con una toalla femenina, le pusieron una venda y colocaron una bolsa de plástico en la cabeza. De no inculparse, dice que le advirtieron, violarían a su hija de nueve años de edad y a sus dos hermanas. Declaró que era culpable de un asesinato y narró la forma en la que supuestamente lo cometió. Ese testimonio fue grabado con la cámara de un celular, presentado al agente del ministerio público de Mixquiahuala: la “prueba” de su crimen.
El esposo de Lucía acusó que lo amenazaron con violar a su esposa y a su hija frente a él. Con los ojos vendados, según la recomendación R-VG-009-16, lo trasladaron en la cajuela de un vehículo. “Los perros como tú no merecen vivir”. Después, dispararon dos veces cerca de su oído.
***
“Si eres de la Familia o zeta vas a orinar sangre”, advirtió un oficial a una persona a la que forzaba a culparse de posesión de arma de fuego, cuando ya había aceptado ser responsable de robo, pero, además, le imputaban asalto. “Cuando me interrogaban me ahogaron siete veces, me sacaron el aire; perdí el conocimiento dos veces y a cachetadas me hicieron reaccionar”, relató el detenido, por cuyo caso la Comisión de Derechos Humanos (CDHEH) emitió la recomendación R-VG-0014-16.
La tortura data del 16 de octubre de 2011, siete meses después de la toma de protesta del anterior gobierno.
Los dos agentes involucrados no han sido dados de baja; la averiguación previa en la que están inmersos, la 12/DAP/R/208/2015, de la Mesa Auxiliar II, continúa en integración.
Uno de ellos, además, intervino, junto con otro de sus compañeros, en la detención de Francisco.
“Hijo de tu pinche madre, vas a decir que tú mataste a T1 o te vamos a echar a un negro para que te viole”, le dijeron, según el expediente CDHEH-VG-1085-15. Cuando los visitadores lo auscultaron, reconocieron que presentaba lesiones en los brazos, la muñeca izquierda, “múltiples contusiones en muslo anterior izquierdo y derecho”, así como en la cara anterior de pierna izquierda y derecha.
Straffon no torturó a las víctimas, pero mandataba a quienes utilizaron la violencia para incriminar y fabricar pruebas. Doce involucrados siguen en activo. Cuando el exfiscal y la SSPH “esclarecieron” el caso Ana Itzel Escamilla, cuyo cuerpo, aseguraron, fue sepultado clandestinamente, presentaron como responsable al padre de la menor. El “presunto” (palabra que no antepusieron) culpable fue absuelto y, dice, torturado.
“Derechos Humanos es un organismo fraudulento que sólo sirve para tapar anomalías de nuestros servidores públicos. Cuando se comprueba que realmente agredieron nuestros derechos, sólo contesta que ellos no pueden hacer nada”, recriminó la madre de Ana Itzel. A ellos, asegura, les dieron esa respuesta.

Edición Impresa

Criterio Hidalgo

Ver edición impresa

Ver más