Las tandas del Presidente

Pachuca, HGO.

Oct 21, 2017

A Criterio de
Anselmo Estrada Alburquerque | La inocente polvorita

Las tandas del Presidente

Anselmo Estrada Alburquerque | La inocente polvorita

 

La propuesta del presidente Enrique Peña Nieto a habitantes de Oaxaca a quienes entregó tarjetas  de crédito para la compra de materiales hasta por 120 mil pesos,  para que, mediante tandas,  grupos de familias construyan sus casas, es una  idea poco favorable  ante el desastre que se vive en esa entidad,  así como en  Chiapas, Guerrero, Puebla,  Morelos y  Ciudad de México.

Las tandas en México se crean en grupos de cinco o más personas quienes aportan determinada cantidad de dinero cada semana y cuyo monto se entrega por número progresivo semanalmente.

Ese tipo de tandas saca de apuros a muchas personas que pueden saldar deudas, comprar un automóvil o dar el enganche para una casa.

El presidente Peña Nieto habló por experiencia. Con una tanda de Televisa, de varios millones de dólares, obtenida por su esposa, La Gaviota, pudo comprar la residencia Casa Blanca en las Lomas. Y su amigo Luis Videgaray hizo otro tanto en zona residencial exclusiva.

Otro ejemplo de tandas eran comunes en las carpas de teatro de arrabal que se iniciaron en la ciudad de Mèxico a principios  del siglo 20 durando hasta la década de 1960. Entendiéndose como tanda cada una de las veces en que se representa una obra de teatro en un día.

Además, el término “tanda” es similar a la frase “sirve las otras” mediante la cual se reparte una cantidad de bebidas a varias personas, por lo general en una cantina.

La mayor parte de las carpas teatreras presentaban principalmente a cómicos, bailarinas y cantantes, algún mago o prestidigitador y también malabaristas o ventrílocuos.

 

CÓMO AÑORAMOS A  “PALILLO”

Generalmente las funciones constaban de tres "tandas"; en la primera entraba público de todas las edades, incluyendo niños, y presentaban a los artistas menos conocidos o que atraían poco público; ya en la segunda incrementaba la calidad del espectáculo. La tercera, ya después de las 8 de la noche, con cómicos —de ahí surgieron personajes tan conocidos como Cantinflas, Manuel Medel, Clavillazo, Jesús Martínez Palillo, azote de los políticos; Roberto Soto, Fernando Soto Mantequilla.

Hechas estas aclaraciones será fácil comprender lo que ha sucedido, sucede y sucederá en la carpa de Los Pinos, donde el presidente Enrique Peña Nieto ostenta el papel de conductor.

DON ROQUE PENCHINA

Hace algunos días la carpa de Los Pinos presentó en tandas al ventrílocuo Quique Peña con sus muñecos Don Roque Penchina y Titino Mancera.

El muñeco Don Roque habló y gesticuló tan elocuente que hasta el mismo ventrílocuo creyó lo que escuchaba: que el Infonavit concederá créditos y dinero en efectivo a quienes han perdido su casa no sólo en multifamiliares de la Ciudad de México sino en poblaciones apartadas de Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Puebla y Morelos, donde las pérdidas de viviendas suman decenas de miles.

Lo que no aclaró Don Roque Penchina, ni lo ha aclarado después de su espectacular aparición en la televisión -- la cual obviamente fue pagada con cargo al erario-- es el porcentaje que deberán pagar los “beneficiarios” de los préstamos, y a cuántos damnificados abarcará ese beneficio tan benéfico, sí aún no se cuenta con un censo completo de los perjudicados por los terremotos.

Otro muñeco hablador, el Titino Mancera, ha encolerizado a la gente del antiguo Distrito Federal que está harta de las mentiras de los políticos de la ralea del jefe de Gobierno, que se sostiene en el filo de la navaja ante el inminente desplome o colapso de indeterminado número de edificios dañados por los sismos y de la exigua ayuda económica que ha repartido a los agraviados por los sismos de septiembre.

EL ESPECTÁCULO DEL AÑO

En la carpa de Los Pinos todo está listo para que de hoy a mañana el anunciador Peña Nieto anuncie una tanda especial y descorra el velo de misterio, que ha mantenido en desvelos a los seguidores de los encapuchados M de Meade, M de MAO, o N de Nuño o Narro.

Después del destape de quien podría gobernar México durante otros fatídicos seis años, Peña Nieto se hará acreedor al título “Hijo Distinguido de Pitágoras” por su ya famoso cálculo matemático “Falta un minuto, no, menos, cinco…” Alguien le entregará un diploma con esa leyenda inscrita en letras de oro de 25 (¿24?)  quilates.

¡AH! LAS TANDAS DE FELIPE

Durante el sexenio panista del presidente Felipe Calderón eran usuales en Los Pinos las “tandas” de Felipe en las que participaban secretarios de Despacho, a quienes el tal Felipe despachaba bien briagos, beodos o embriagados; achispados, ajumados, bebidos o borrachos; ebrios, mamados, alcoholizados, pedos o   alumbrados.

 Esas eran muy alegres tertulias en las que las tandas corrían por cuenta de la carpa de Los Pinos, ante la mirada inquisidora de doña Margarita Zavala, quien recriminaba al señor presidente: “Ya no tomes, Felipe”, según reveló, después de haber renunciado, el secretario de Relaciones Exteriores, Jorge Castañeda.

 

 

 

Edición Impresa

Criterio Hidalgo

Ver edición impresa

Ver más