Pachuca, HGO.

Abr 25, 2017

A Criterio de

Mirador

Una cosa le envidio al carpintero: él hace el bien con su labor

Este pájaro de percusión, el carpintero, le pone ritmo a mis mañanas, y yo a las suyas. Ahora estamos trabajando los dos para ganar la vida. El ave da golpes en el tronco; yo en el teclado de mi computadora. Su toc toc toc y mi tac tac tac llenan el huerto y van por los aposentos de la casa.
Estamos haciendo música los dos. No sé si él me acompaña a mí o yo lo acompaño a él. Pero nuestra música es muy buena. Es música de trabajar. Hoy por la noche los dos iremos a dormir contentos.
Una cosa le envidio al carpintero: él hace el bien con su labor, pues salva al árbol de los insectos que lo pueden destruir. Yo, en cambio, dudo de mi quehacer de cada día. Ganas me dan de pedirle al carpintero que venga a sacarme el insecto de esa duda que me corroe. Pero él tiene su trabajo, y no lo debo distraer. También, con ese pensamiento, me he distraído yo del mío.
Sigamos la tarea, carpintero. Tú con tu toc toc toc; yo con mi tac tac tac. Esa música y esa letra forman la canción de la vida.
¡Hasta mañana!...

Edición Impresa

portada

Ver edición impresa

Ver más