Mirador

Pachuca, HGO.

Ago 18, 2017

A Criterio de

Mirador

¡Hasta mañana!...

Un soldado inglés de nombre Stephen Cummins murió en el curso de los enfrentamientos entre las tropas británicas y el Ejército Republicano Irlandés. Tal se diría que presintió su fin, pues pocos días antes de su muerte escribió un poema. Helo aquí, en imperfecta traducción:
“No me lloren en mi tumba. No estoy aquí. Estoy en el viento que corre por el campo. Estoy en los copos de plata de la nieve. Soy el cálido sol que dora las espigas, y la callada lluvia del otoño. Cuando llega la luz de la mañana soy el ave que emprende el vuelo. Por la noche soy la estrella que en el cielo brilla. No me lloren en mi tumba. No estoy aquí. No he muerto”.
Cualquiera diría que este poema habla de la muerte.
En verdad habla de la vida.
De la eterna vida.
De la vida eterna.
¡Hasta mañana!...

Edición Impresa

PORTADA

Ver edición impresa

Ver más