Mirador

Pachuca, HGO.

Jul 23, 2017

A Criterio de

Mirador

Miro el retrato de bodas de mis abuelos.

Miro el retrato de bodas de mis abuelos.
Mi abuela está sentada en un sillón de Viena. Sostiene en una mano su ramo de novia y en la otra un abanico. El abuelo está en pie. Tiene en la mano izquierda su sombrero, y ha puesto la derecha sobre el hombro de su desposada. Los dos miran al frente, de modo que su mirada te sigue cuando pasas frente a ellos.
Algo extraño me sucedió la otra noche. Dejé abierto el postigo de la sala, y como había empezado a llover temí que el agua entrara y mojara el piso de madera. Encendí la luz y vi que en la fotografía los abuelos no estaban viendo al frente: se estaban mirando uno a otro. Ella lo veía a él, y él a ella. Cuando el resplandor del foco los iluminó dejaron de mirarse y rápidamente volvieron a fijar la vista donde la tenían.
No me digan que esto es imaginación o invento. Hagan la prueba con la foto nupcial de sus abuelos o sus padres muertos. Estoy seguro de que verán lo mismo que vi yo. Lo que sucede es que el amor dura más que la vida. Hagan la prueba.
¡Hasta mañana!...

 

Edición Impresa

Criterio Hidalgo

Ver edición impresa

Ver más