Home / A criterio de / Mirador

Mirador

El joven viajero va por tierras de Cataluña. El hambre y la sed le piden entrar en una fonda.
Palabra muy catalana es ésa: “fonda”. Según se cuenta, la primera que se creó en España estuvo en Barcelona, y se le nombró así porque su entrada era honda como la de una cueva. Fonda la entrada, fonda se llamaron desde entonces todos los establecimientos de su tipo.
El viajero pide una copa de vino.
-Aquí se sirven tres -le indica el dueño del lugar-. Una para su sed, otra para usted, y la tercera, regalo de la casa, para que vuelva otra vez.
Bebe el viajero sus tres copas, y el cuerpo se le aligera, y el espíritu, que con el vino se ha vuelto compañero del cuerpo, y no su reprochador o su contrario. Cuando sale de la fonda es más clara la tarde, más tibio el viento y más bello el paisaje. El camino se mira ahora más amigo.
En ese momento el viajero aprende algo que antes no sabía: el camino es él.
¡Hasta mañana!…

Lee también

La Parroquia de la Asunción de Pachuca

Por los datos hasta ahora conocidos, la evangelización de Pachuca correspondió en principio a “misiones …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!