Música, armas y acción

Pachuca, HGO.

Ago 19, 2017

A Criterio de

Música, armas y acción

A toda velocidad, con buena música y armas de alto calibre, Baby: El aprendiz del crimen,

A toda velocidad, con buena música y armas de alto calibre, Baby: El aprendiz del crimen, cinta dirigida por Edgar Wright y que marca el debut en Hollywood de la actriz mexicana Eiza González, llegó para asaltar las salas de cine.
La cinta, con presupuesto de apenas 34 millones de dólares, narra la historia de Baby, interpretado por Ansel Elgort, un conductor de escapes criminales que padece tinnitus (sonidos en el oído) y sólo puede calmarlos cuando escucha música, por ello prefiere tener un iPod en la mano que un arma y quien se convierte en delincuente sólo para pagar una deuda que contrajo con Doc (Kevin Spacey), el orquestador de cientos de asaltos.
Tras conocer a Deborah (Lily James), una mesera de la que se enamora, el personaje de Elgort decide realizar un último golpe junto con sus compinches Bats (Jamie Foxx), Buddy (John Hamm) y Darling (Eiza González), quien es la única asaltante de bancos femenina, con personalidad ruda, pero sin dejar de lado la sensualidad.
Lo interesante de este filme, único de acción de este año que ha tenido éxito a nivel crítica del verano no sólo en Estados Unidos sino a nivel internacional, es que el soundtrack es su pieza medular, ya que Baby depende del ritmo de sus canciones favoritas para lograr sus escapes perfectos y llenos de adrenalina. Uno de los retos a los que se enfrentó Wright fue lo complicado de realizar las escenas de persecuciones en coches, puesto que toda la cinta va de la mano con la música.
Cada una de las canciones de la cinta cobra vida en cada escena y permea no sólo en las acciones de los personajes, también en sus pensamientos y emociones. La banda sonora del largometraje, que ya suma más de 150 millones de dólares en la taquilla, va desde Bellbottoms, de Jon Spencer, hasta Tequila, de The Button Down Brass. El cineasta británico nutrió el soundtrack de su cinta con sus temas predilectos incluido Baby Driver, de Simon and Garfunkel y que da nombre al filme en inglés. Como dato anecdótico, casi todo el elenco principal, con excepción de John Hamm, hace o ha hecho música.
Otro dato a resaltar es que para rodar las secuencias con autos no utilizaron pantalla verde ni computer generated imagery (CGI) -imágenes generadas por computadora para tener efectos digitales, todo fue real, según el protagonista.

A la conquista de Hollywood
Eiza Gonzalez pasa por el mejor momento desde que decidió probar suerte en Estados Unidos, tras su interpretación de Satanico Pandemónium en la serie From Dusk Till Down (Del crepúsculo al amanecer), bajo las órdenes de Robert Rodriguez, se le han abierto puertas con interesantes propuestas, una de ellas fue Baby Driver, con la que debuta en Hollywood y muestra un lado diferente.
Bien por la mexicana que con su constancia, paciencia y porque no decirlo con talento trata de ganarse un lugar en la industria con el firme propósito de dignificar el papel de los mexicanos

Edición Impresa

PORTADA

Ver edición impresa

Ver más