Negociar con unos…imponer a otros

Pachuca, HGO.

Ago 18, 2017

A Criterio de

Negociar con unos…imponer a otros

El trato, pues, de la potencia norteña hacia los países periféricos no cambiará, pero es previsible que se relaje y gobiernos inteligentes la pueden aprovechar.

Luego de toda la alharaca que armó Donald Trump por el déficit comercial de Estados Unidos con China, Rex Tillerson, su secretario de Estado, fue al país asiático para entrevistarse con varios funcionarios del gobierno comunista y hablar con el presidente, Xi Jinping. De sus entrevistas los resultados fueron una declaración de Tillerson con tono mesurado y hablando de mejorar relaciones con China y negociar una cooperación de ambos países a futuro para resolver problemas.
Lo anterior tenía que ser con China o con Rusia potencias equivalentes a nivel planetario. Pero tales tratos deberían de ser de igual talante con los gobiernos de los países periféricos de la potencia norteamericana, cosa que no sucede así porque el sistema gubernativo estadunidense sólo quiere la obediencia de los gobiernos nacionales con los que mantiene sus relaciones basado en la premisa de primero sus intereses. Y esto ha sido así por décadas.
Pero a otro nivel, Donald Trump debió tragarse todas sus reclamaciones y enviar a uno de sus principales secretarios a China para suavizar los tonos y trabajar acuerdos y circunstancias para una próxima entrevista del presidente Xi Jinping con Trump, los cuales signarían, con un “saludo de mano”, mediante pactos ya trabajados de antemano.
Un saludo de mano (mismo que Trump negó a la canciller alemana Angela Merkel) que la prensa internacional dará al mundo como noticia principal. Así son los arreglos de los representantes de las principales potencias económico-militares, para dar por sentado que las relaciones seguirán por el camino de cada quien lo suyo.
“Sabemos que a través de un mayor diálogo lograremos un mayor entendimiento que conducirá al fortalecimiento de los lazos entre China y Estados Unidos y marcará el tono de nuestra futura relación de cooperación”, dijo Tillerson a su anfitrión, reseñó Notimex.
Pero según la agencia en cita de Xinhua, Jinping se extendió más, pues por su lado dijo que ambos países deben aumentar la confianza estratégica y el entendimiento mutuo, revisar los lazos bilaterales desde unas perspectivas de largo plazo y estratégicas, y extender los campos de cooperación para obtener resultados beneficiosos para ambos. Los dos países, agregó, también deben consolidar la coordinación en cuestiones regionales problemáticas, respetar los principales intereses y preocupaciones del otro y estimular los intercambios amistosos entre ambos pueblos, según la agencia china de noticias Xinhua.
Esto es algo que ha sostenido el presidente de China en foros internacionales.
Pero acá son otros entendimientos e iluso sería pensar que el actual gobierno de estados Unidos cambiará su trato con los países de Latinoamérica y otros que no tengan el amparo de las potencias en turno, aunque sí puede vislumbrase una coyuntura para que los gobiernos de estos países busquen nuevas rutas para el verdadero desarrollo de sus pueblos con herramientas y recursos propios, pues Estados Unidos, lo ha dicho Trump, dedicará sus esfuerzos en revitalizar su industria y rescatar su economía que fue devorada, también, por la doctrina financierista que Estados Unidos y Europa impusieron a occidente.
El trato, pues, de la potencia norteña hacia los países periféricos no cambiará, pero es previsible que se relaje y gobiernos inteligentes la pueden aprovechar.

Edición Impresa

PORTADA

Ver edición impresa

Ver más