Recaudación ficticia

Pachuca, HGO.

Oct 21, 2017

A Criterio de

Recaudación ficticia

Nunca se imaginó que una empresa que ni siquiera es de hidalguenses iba a llegar a invadir su único espacio para poder dejar libremente estacionado su auto.

Cuando Don Felipe vio movimientos poco usuales afuera de su negocio, sujetos pintando el pavimento de las calles, nunca se imaginó que una empresa que ni siquiera es de hidalguenses iba a llegar a invadir su único espacio para poder dejar libremente estacionado su auto. Tampoco se dio cuenta de que los sujetos trabajaban rápido y de manera silenciosa y en menos de que se los cuento el parquímetro, como por arte de magia, apareció funcionando y él de un día para otro ya no tenía donde estacionar su auto si no es que pagara para hacerlo. Don Felipe pasa 15 horas en la tienda de lunes a sábado y si pagara parquímetro serían alrededor de 200 pesos cada día; ahora tiene que buscar en calles aledañas dónde estacionarse y encabronado ha visto que sus ventas han reducido. Como él cientos de trabajadores, empleados, estudiantes o deportistas que nunca antes habían pagado por estacionarse en la calle ahora ven con enojo esta imposición.

Adicionalmente ahora resulta que nuestros policías, esos que se someten a un entrenamiento arduo por años, que deben ser capacitados constantemente, que reciben sueldos raquíticos y que están “aparentemente” para cuidar a la ciudadanía, ahora son los que custodian celosamente los parquímetros en Pachuca y han establecido un binomio perfecto con los encargados de establecer las multas para aquellos que osamos estacionarnos en diferentes espacios secuestrados por MoviParq para conveniencia de unos cuantos. Y digo unos cuantos porque la mayor parte de las ganancias sólo van para estos hijos de la ching.. que jamás cumplieron las promesas que junto con el exalcalde culero hicieron para meterse a lo gandalla para fastidiar a los pachuqueños.

Y ahora, como la ciudadanía comienza a ponerse perrucha y no tan fácil está aceptando la imposición, la empresa nos está haciendo el favor de donar, porque no se entiende de otra forma, casi una limosa, el 40% de la recaudación que se destinará a alumbrado público, mantenimiento de calles y seguridad, lo que no termina de convencer a quienes han sido víctimas de la delincuencia o de algún desperfecto en las calles de la ciudad, sin embargo, Movi Parq insiste (de verdad nos cree tan pendejos) que su programa de parquímetros traerá beneficios, por ejemplo:

• Incentivar las ventas en las zonas comerciales, lo que no coincide con lo que los cientos de dueños de negocios en el centro de la ciudad demanda, ante esta imposición de cobro por estacionarse en lugares comerciales, lo que antes podía hacerse libremente. Además, el parquímetro no garantiza la seguridad del auto, y los casos de robos han aumentado considerablemente.

• Mejorar el tránsito en las calles, lo que tampoco ha sido cierto, ya que se ve que cada vez los automovilistas sufren un creciente embotellamiento público en calles y avenidas de la ciudad.

• Reducir la contaminación, a menos que se cuente con movilidad en las calles, mantenimiento de los automóviles o vías seguras para los peatones o ciclistas, no vemos cómo estas “maquinas” pueden reducir los índices de contaminación. (es cierto, los de MoviParq estan convencidos que somos pendejos)

• Además de que es “según ellos” más barato que los estacionamientos públicos, lo que tampoco es cierto puesto que nunca antes habíamos pagado para estacionarnos en la calle, afuera de nuestros trabajos, en las escuelas, teatros, calles y hasta en nuestra propia casa.

Por lo que en esta época de imposiciones en la que todo de repente aparece y se sitúa ante la indiferencia de todos, en Pachuca cada vez más calles y avenidas son secuestradas ante el enojo, impotencia o resignación de los que aquí nos tocó vivir.

Mientras el responsable de la instalación de los parquímetros se burla de las autoridades que hasta ahora no han podido llevarlo a responder por tales decisiones que seguramente solo a él beneficiaron.

Edición Impresa

Criterio Hidalgo

Ver edición impresa

Ver más