Pachuca, HGO.

Abr 25, 2017

A Criterio de

Sanciones al aire

Los legisladores parecen estar actuando por ira hacia las empresas nacionales de aviación.

La competencia hace un trabajo mucho más eficaz en proteger al consumidor que el gobierno.” Thomas Sowell
Como viajero frecuente, me toca sufrir los retrasos y abusos de las aerolíneas. Para los diputados, que viajan constantemente en avión a costa de los contribuyentes, el tema es fundamental. No sorprende que la Cámara de Diputados haya aprobado por 422 votos tres iniciativas con nuevas reglas y sanciones para las aerolíneas nacionales. Las iniciativas pasan ahora al Senado.
Los diputados establecieron multas para los retrasos de más de una hora y consideraron que uno de más de cuatro horas debe ser considerado como vuelo cancelado, por lo que el pasaje debe ser rembolsado al 100 por ciento y la aerolínea pagar una sanción adicional de 25 por ciento. Decidieron también que las aerolíneas deberán cambiar o rembolsar sin costo pasajes hasta 24 horas después de la emisión.
Si el Senado ratifica las reglas, las aerolíneas nacionales estarán obligadas a documentar sin costo equipaje de 20 kilogramos en aviones con capacidad de más de 20 pasajeros y permitir que los pasajeros lleven dos piezas de equipaje de mano de hasta 10 kilos. Las aerolíneas estarán obligadas, además, a pagar una multa de 11 mil pesos por pérdida de equipaje.
Los diputados dicen que quieren beneficiar a los usuarios, pero éstos saldrán perjudicados. Es significativo que las nuevas reglas y sanciones sólo se aplicarán a vuelos nacionales. “Lo que no queremos es espantar a las líneas aéreas internacionales”, me dice el diputado del PAN, Miguel Ángel Salim, secretario de la comisión de economía.
Los legisladores parecen estar actuando por ira hacia las empresas nacionales de aviación. “Hoy les decimos a las aerolíneas que se les acabó su agosto”, declaró la diputada Tania Arguijo Herrera del PRD. “La gente se cansó. sobre todo de la discriminación de la que son objeto por parte del personal mal capacitado y arrogante” (Excelsior).
Las multas por retraso se aplicarán solamente a las aerolíneas. Los aeropuertos no serán objeto de sanción, aunque provoquen retrasos, como ocurre en el saturado Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (que según las aerolíneas genera buena parte de los problemas, aunque los directivos del aeropuerto lo niegan). No hay ningún intento por imponer sanciones similares a otros servicios de transporte, como los autobuses.
La experiencia nos dice que los pasajeros terminarán pagando las multas, aunque los políticos lo niegan. “No es permisible que tengan un centavo de aumento”, me dice el diputado Salim. Pero en México no hay controles de precios y los pasajes aéreos se ajustan de forma constante. Si la regulación sube los costos de operación, los precios subirán de manera inevitable.
No todo es malo en el paquete. La ley obligaría a las aerolíneas a comunicar a los pasajeros las razones de cada retraso. De hecho, las soluciones más eficaces a los problemas del servicio pueden venir de la simple transparencia. También se elevará el límite de participación extranjera en aerolíneas nacionales de 25 a 49 por ciento, aunque no es claro por qué no se extiende al 100 por ciento. Nada beneficiaría más a los pasajeros que una mayor inversión en la aviación comercial.
Los diputados mexicanos siguen pensando que los problemas se resuelven con restricciones y sanciones. Es tanto su enojo hacia las aerolíneas que toman medidas para castigarlas a ellas y a los consumidores, en vez de ampliar la competencia para mejorar el servicio.

Piel morena
Un mexicano fue acusado de secuestrar a su propia hija porque es de piel morena y la niña blanca. El padre fue interrogado de manera muy intensa a su llegada a Newark desde Cancún mientras su hija de tres años lloraba sin cesar. La madre, blanca, conducía al aeropuerto para recoger a su esposo y a su hija (sipse.com).

Edición Impresa

portada

Ver edición impresa

Ver más