Ya basta

Pachuca, HGO.

Ago 22, 2017

A Criterio de

Ya basta

Así que el pasado 15 de mayo, más allá de celebrarse con rifas, desayunos y artistas, tendría que ser con la promesa de que al final de la vida laboral se tenga una certeza

No basta una condena a los asesinatos de periodistas.
No basta que los legisladores aseguren que ahora sí van a proponer sanciones más severas para quienes atenten contra la labor de informar.
No basta con que las autoridades afirmen que investigarán hasta las últimas consecuencias contra los asesinos de periodistas.
No basta !!!!CHINGAO¡¡¡¡
Con dolor y enojo expreso mi enérgico rechazo a la violencia hacia periodistas, reiterando mi solidaridad total a los familiares, compañeros y amigos de Javier Valdez, asesinado cobardemente hace algunos días y a quien sus sabias palabras lo llevaron a callar su voz para siempre por la conveniencia impune de muchos otros. Y en Hidalgo seguimos esperando que la Ley de Protección a los periodistas y activistas defensores de los Derechos Humanos por fin funcione.
AL MAESTRO CON CARIÑO
Cuando el Profe Miguel decidió ser maestro lo hizo convencido de su vocación por enseñar, por ser un instrumento de cambio en la mentalidad de los niños y de sus familias o quizá por compartir sus conocimientos para aquellos necesitados de aprendizaje, así que su última razón fue tener algún día un recurso económico para alcanzar su jubilación, producto del esfuerzo realizado por años de trabajo y que a la vez le permitiera retirarse con la seguridad de contar con un dinerito para pasar los últimos días de su vida.
Y qué bueno que no lo pensó así, ya que casi 30 años después y con los constantes cambios en las leyes pre y jubilatorias, el panorama no es muy esperanzador para él y muchos otros, ya que de nada le han servido sus horas frente a grupo, cuando ahora está amenazada su pensión o si lo prefiere tendrá que esforzarse por trabajar 10 años más en espera de alcanzar la edad física y/o laboral acordada para retirarse, claro sin contar con que en esos 10 años no vuelvan a cambiar las leyes y alargar la edad jubilatoria.
Y es que el pasado lunes en que se festejó a los maestros de todo México, fue inevitable hablar de los programas para el retiro, los cuales prometen movilidad en el magisterio, pero no vislumbran que al sumar a otros miles a las listas de docentes retirados, se siga colapsando a las instituciones públicas que pagan pensiones o jubilaciones. Pero eso sí, dicen las malas lenguas que el pasado 1 de mayo, la asistencia al desfile del día del trabajo por parte de los jubilados era condicionante para recibir un bono, lo que “obligó” a que cientos de maestros de todas partes del estado se presentaran puntualmente en Pachuca para pasar lista y desfilar activamente antes de perder este derecho.
En México existen más de dos millones de maestros en activo, y para este año se espera se jubilen al menos cientos de ellos, lo que los sumaría a la ya de por sí larga lista de jubilados que empiezan a preocupar a las autoridades mexicanas, ya que al invertirse la pirámide poblacional cada vez hay más viejos que jóvenes y cada vez más se pagan millones de pesos en pensiones y jubilaciones.
Se habla de que en algunos años ya no habrá dinero para pagar jubilaciones, se habla de que otros más se quedarán sin pensiones por las AFORES, se habla también de que los sistemas de salud ya no tendrán capacidad para atender a tantos mexicanos; tan sólo de acuerdo con el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2017 el rubro de pensiones y jubilaciones implicará una partida de 720 mil 128 millones 900 mil pesos, 14% más que el año pasado.
Así que el pasado 15 de mayo, más allá de celebrarse con rifas, desayunos y artistas, tendría que ser con la promesa de que al final de la vida laboral se tenga una certeza de que se contará con lo necesario para disfrutar de los últimos días de aquellas personas que entregaron la suya en la formación de personas, y no sean ellos precisamente los encargados ahora de ahorcar con indiferencia a todos nuestros abnegados maestros.

Edición Impresa

PORTADA

Ver edición impresa

Ver más