Home / La Copa / Año agridulce

Año agridulce

Muchos contrastes tuvo Pachuca a lo largo de 2017, en un año que puede considerarse agridulce por los logros que tuvieron, pero también por los que se quedaron muy cerca de conseguir los Tuzos.

El título de la Liga de Campeones de la Concacaf fue lo más positivo para los hidalguenses en el año, coronándose nuevamente en un torneo internacional después de siete años de no hacerlo. En la fase final, los blanquiazules superaron con autoridad con global de 4-0 al Saprissa de Costa Rica para instalarse en semifinales.

Dallas FC, de la MLS, fue el rival para buscar el pase a la final, con una escuadra que le dio batalla a los mexicanos, ganando el partido de ida en casa 2-1, pero en el Hidalgo la historia fue distinta y Pachuca consiguió avanzar con un 3-1, para global de 4-3.

La gran final se dio entre equipos mexicanos. Los poderosos Tigres, con todas sus figuras y la nómina más alta de América, eran el rival. Los felinos partieron como favoritos, aunque los de Diego Alonso no se achicaron y en la ida, en el Volcán, sacaron un empate 1-1 para definir todo en casa.

Fue el 26 de abril cuando el Huracán, convertido en una fiesta en la tribuna con gran colorido, recibió el duelo por el título de la Concacaf, mismo que definía al representante de la confederación en el Mundial de Clubes de la FIFA. El partido fue disputado, con ambas escuadras jugando con cautela por todo lo que estaba en juego.

imagen galeria

La tensión y el nerviosismo se respiraban en el estadio ante la cercanía del final del partido, cuando Franco Jara apareció para rematar el rebote que dejó Nahuel Guzmán tras un disparo de media distancia de Hirving Lozano, poniendo así el 1-0 que le daba la copa a los Tuzos.

Con eso llegaron al Mundial de Clubes, mismo que disputaron en diciembre, terminando con el tercer lugar. Por otro lado, en la Copa MX disputaron la gran final luego de un buen torneo, perdiendo por la mínima diferencia ante Monterrey, en parte producto al cansancio del viaje a Emiratos Árabes Unidos.

En donde más sufrieron y no brillaron en estos meses fue en la Liga MX, en la que no lograron clasificar a la liguilla en ninguno de los dos torneos y terminaron en el lugar 10 con 24 puntos, en el Clausura, y en el sitio 12 con 19 unidades en el Apertura, reflejando un flojo desempeño. Por ello, aunque tuvieron éxitos, fue un año muy agridulce para Pachuca, que quedó con la espina clavada y ahora tendrá que remar contracorriente, buscando que el intenso trajín del último mes no les cobre factura ante el poco tiempo de preparación que tendrán para el Clausura 2018, mismo que inician el 6 de enero ante Pumas en casa, con la misión de recuperar protagonismo.

Lee también

Diablitas no espantarán a las Tuzas: Diana García

Las Tuzas cada vez ven más lejana la posibilidad de entrar a la liguilla, pues …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!