Coordenadas

 

Enrique Quintana

 

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Seis reformas hacendarias

martes, 31 de julio de 2012
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Cada quien ve la reforma hacendaria que viene según quiera o según

le interese.

Existe consenso entre muchos analistas de que la reforma que con más urgencia debiera emprender el futuro Gobierno de Enrique Peña es la reforma hacendaria.

Se visualiza como condición para otras dos que se han planteado, la de la seguridad social y la energética. Además de que es indispensable para aterrizar los compromisos que fue adquiriendo a lo largo de la campaña.

En el sector empresarial e incluso entre los partidos políticos también se subraya una y otra vez la necesidad de esta reforma. El problema es que cada quien la entiende como quiere... o como le conviene. Aquí le enlisto algunas de las más usuales interpretaciones.

1.- Una parte del equipo del candidato ganador señala que la clave de esta reforma es la homologación de las tasas de IVA, quizá con muy escasas excepciones para la canasta básica alimentaria. Esto podría generar recursos, directa e indirectamente, del orden de 200 a 300 mil millones de pesos anuales y sería base para darles fortaleza a las finanzas públicas.

2.- Otra parte del equipo agrega al tema del IVA el asunto de los tratamientos fiscales diferenciados. Con excepción de los que van dirigidos a los segmentos de menores ingresos, consideran que hay muchos otros que no están justificados. Además del caso del IVA, también hay muy diversas excepciones y agujeros en el ISR y en el IETU.

Aquí bien podría haber otros 200 mil millones, además de los derivados de los obtenidos con la tasa única del IVA.

3.- Una parte del sector empresarial no está pensando solamente en dar mayores recursos al Gobierno, sino sobre todo en la simplificación del proceso de pagar impuestos. Traducen, de entrada, la reforma hacendaria en eliminación del IETU y el regreso a un impuesto único, que es el ISR.

Pero además, con declaraciones más simples y con causantes que no le hagan la chamba al SAT.

4.- Otra parte del sector privado piensa que no se puede pensar en obtener más impuestos de los contribuyentes, cuales sean, si no se hace un esfuerzo verdadero por reducir el gasto público, tanto recortando estructuras en la dependencias que existen como desapareciendo dependencias que son redundantes o que han perdido gran parte de su razón de ser... como la Secretaría de la Reforma Agraria, por ejemplo.

5.- Otros más recuerdan el gran esfuerzo que significó la realización de la Convención Nacional Hacendaria, en los tiempos de Fox, y consideran que la verdadera reforma hacendaria sería la que lograra redefinir el pacto fiscal federal para conducir a que los estados y municipios cobren más impuestos y dependan financieramente en menor grado de la federación.

6.- Otras opiniones indican que en realidad lo que se requiere es un cambio completo del sistema fiscal que implique un aumento del IVA a tasas de más de 20 por ciento generalizadas, además con impuestos locales al consumo y, por el otro lado, una fuerte reducción de los impuestos al ingreso, con objeto de fomentar la inversión y el trabajo y obtener los recursos públicos del lado del consumo.

Y hay más, pero dejamos la lista hasta aquí.

Así que cuando la próxima vez escuche usted decir que se requiere la reforma fiscal, no olvide preguntar cuál, porque quizá sea algo muy diferente a lo que usted esté pensando.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion