Coordenadas

 

Enrique Quintana

 

-1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
AMLO y los empresarios

martes, 7 de agosto de 2012
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Hay empresarios a los que les desagrada Andrés Manuel López Obrador... pero hay otros que lo vieron con simpatía durante su campaña electoral.

Eso pudo observarse en el hecho de que tuvo espacio en casi todos los foros organizados por organismos empresariales y también en la interlocución regular que mantuvo con hombres de empresa de muy diversos

tamaños.

A lo largo de la campaña, AMLO pudo captar el disgusto de empresas que padecen la inseguridad en muchas entidades del País; de otras que se enfrentan a la corrupción cotidiana de gobiernos de todos los niveles y la agonía de muchas, sobre todo pequeñas y micro, que apenas sobreviven.

Incluso, después de las elecciones hubo dirigentes empresariales que coincidieron en el derecho a la impugnación que tiene el candidato del Movimiento Progresista, haciendo uso de los instrumentos que da la legislación electoral mexicana.

Sin embargo, desde la semana pasada, pareciera que la percepción del empresariado -por lo menos del organizado- frente a AMLO está empezando a cambiar. Y la razón es el caso Soriana.

En el desplegado que publicó ayer el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, que preside Claudio X. González, hay una frase que resume lo que viene señalándose cada vez con más frecuencia:

“Crear un ambiente de intemperancia, en el que se alientan o al menos no se desautorizan acciones que

afectan al público y a empresas como Soriana, que trabajan en bien del desarrollo del País, no es procedente ni justificable”.

Entre las organizaciones empresariales existe el temor de que la actitud de AMLO se radicalice. Que lo que hasta ahora ha sido la impugnación a través de las evidencias entregadas a las autoridades electorales pueda convertirse en un clima de crispación social que eventualmente conduzca a la violencia.

Entre los expertos que han revisado el expediente entregado al IFE por parte del Movimiento Progresista existe una opinión generalizada de que si esa es la evidencia en la que sustentan su demanda de nulidad de la elección presidencial, difícilmente va a prosperar, por lo que es probable que a más tardar el 6 de septiembre se califique a Enrique Peña Nieto como candidato triunfante y Presidente electo.

Si en un plazo de 30 días cuando mucho se van a agotar los recursos legales, entonces, lo que se teme es que el tipo de acciones que se emprendieron en contra de establecimientos de Soriana pueda ampliarse.

Incluso, AMLO en esta ocasión ni siquiera tendría

que convocar a que se realizaran, sino simplemente no desautorizarlos.

El temor entonces es que el tiempo que habrá entre la calificación de la elección y la asunción de la nueva Administración sea de enfrentamientos frecuentes, de marchas, plantones, “tomas simbólicas”, etc.

El tema de fondo no sería el cuestionamiento de una elección presidencial cuyo resultado no se va a revertir, sino la lucha por la agenda nacional, convirtiendo al tema de la falta de legitimidad de la elección presidencial en el tema central de la discusión pública por muchas semanas.

En ese contexto, habría que olvidarse completamente de las reformas, por lo menos para este año. La prioridad sería --como hace 6 años- llegar y consolidarse.

Si eso sucede, pese a su derrota electoral, AMLO podría haber ganado más de lo que se cree.

De allí el temor de los empresarios.

 

Comentarios

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion