De política y cosas peores

Catón

 

+1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
“El nuevo PRI”

sábado, 18 de agosto de 2012
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
La conocida artista Silly Kohn iba a filmar una película. Se presentó en el set con un vestido sumamente ajustado y de tela muy transparente. El ayudante del director se preocupó al advertir algo muy visible: en la región púbica la artista mostraba una reveladora sombra que de seguro registraría la cámara.

De inmediato le comunicó el problema al director. "Ya me di cuenta -le dice éste-. Pero no sé a qué departamento debo turnar el problema: seguridad, vestuario, maquillaje o iluminación''... Las dos hijas de don Poseidón iban a una fiesta.

Al despedirlas les dijo el genitor: "Pórtense bien y diviértanse''. Respondieron ellas a una voz: "O una cosa o la otra, papá''... Babalucas era miembro de la policía montada. Un día su jefe le anunció: "Te vamos a ascender, muchacho.

Desde mañana harás tu vigilancia en patrulla''. Babalucas se preocupó bastante. "Señor -dijo-, no va a caber el caballo''... Himenia Camafría y Celiberia Sinvarón, maduras señoritas solteras, se ofrecieron como voluntarias para hacer labor social en el manicomio de la ciudad.

En su primer día de trabajo el director las llevó a la celda de una mujer. "No se vayan a sorprender por la conducta de esta interna -les advirtió-. Todo el día se lo pasa gritando: '¡Quiero un hombre! ¡Quiero un hombre!'".

"¿Y por qué piensan que está loca?'' -preguntó sinceramente confundida la señorita Celiberia... "El nuevo PRI", que por ningún lado se está viendo ahora, echará mano seguramente de prácticas del viejo PRI para controlar nuevos desmanes que se están haciendo viejos ya.

En efecto, la absoluta falta de control sobre los gobernadores priistas durante los dos sexenios con presidentes del PAN dio origen a un desorden total en lo relativo al manejo de los erarios locales, lo cual a su vez llevó a que un buen número de estados se endeudaran en forma estratosférica.

Para volver las cosas a su lugar, y hacer más transparente y regulado el uso de los fondos públicos en las entidades federativas, Enrique Peña Nieto tendrá que ser un poco menos federal y un mucho más centralista, a la manera de los presidentes de antes.

Sólo eso podrá evitar que se repitan los quebrantos que se han visto; sólo eso volverá a poner en orden a los estados, que durante los dos sexenios panistas anduvieron tan desordenados. Dichas las cosas de otro modo: con "el nuevo PRI" tendremos vino viejo en botellas nuevas… "Mi marido es insoportable -se quejó la esposa de Capronio, sujeto ruin y desconsiderado-.

Recuerda mi edad, pero olvida mi cumpleaños''... En la puerta de la casa de su novia el ardoroso mozalbete la hacía objeto (a la novia, no a la casa) de apasionadas muestras de encendido amor. De pronto ella trató de deshacerse del abrazo.

Le dijo alarmada: "¡Ahí vienen mis tías!''. Respondió el acezante galán sin dejar de hacer lo que hacía: "¡Que esperen su turno!"... El señor llegó corriendo a donde estaba el pescador, junto a la playa.

"¡Por favor venga rápido! -le pidió lleno de angustia-. ¡A mi esposa se la llevaron las olas, y yo no sé nadar! ¡Si la salva le daré una recompensa!''. El pescador se apresuró a ir a donde le decía el señor y, en efecto, vio a una mujer que desesperadamente luchaba por volver a la orilla.

Se lanzó al agua el pescador; llegó hasta donde estaba la mujer y la trajo de regreso a la playa, sana y salva. "¡Gracias! -profirió el señor emocionado echando mano a su cartera-. ¡Le debo la vida de mi esposa! ¡Se ha ganado usted la recompensa!''.

Y diciendo eso fue a tomar en sus brazos a la señora. "¡Dios mío! -exclamó sorprendido-. ¡Creí que era mi mujer, y es mi suegra!''. "¡Caramba! -se afligió el pescador-. ¡Esta maldita suerte mía! ¿Cuánto le debo, señor?''... Don Valetu di Nario, señor de edad más que madura, contrajo matrimonio con Dulcilina, muchacha en flor de edad.

Al empezar la noche de bodas don Valetu le preguntó a su flamante mujercita: "Dime, linda: ¿te explicó tu mamá lo que va a suceder esta noche?". "Sí -contestó ruborosa la joven desposada-. Me dijo todo lo que se debe hacer".

"Qué bueno -se alegró el señor Di Nario-, porque a mí ya se me olvidó". La madre de familia entró en la sala y halló a su hija en comprometida situación con su galán de turno. Le preguntó, enojada: "¿No te da vergüenza, Pirulina?''.

"Todavía no -contestó la muchacha-. Apenas iba a llegar él a la parte donde me empieza a dar vergüenza"... FIN.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores