0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
El Salvador, enemigo de alto riesgo

El campeón olímpico reconoció que fue difícil conseguir el primer tanto y que ante el próximo rival no deberán fallar tanto frente al marco [Foto: Agencia Reforma]
Oribe Peralta reconoció que el último rival del Tri previo al hexagonal final no presentará las debilidades de Guyana
domingo, 14 de octubre de 2012
Por: Luis Homero Echeverría I Agencia Reforma
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Para el delantero de la selección nacional, Oribe Peralta, México no puede darse el lujo de esperar hasta el final para resolver el partido de este martes con El Salvador.

Oribe comentó que la mayor fortaleza de este equipo, en comparación con Guyana, y su urgencia de triunfo para no quedar fuera de la eliminatoria mundialista, lo vuelven un enemigo de alto riesgo.

“El Salvador es un equipo muy necesitado, tiene la urgencia de los puntos y no podemos descuidarnos. Habrá que concretar desde el primer momento”, sostuvo Peralta.

“Los partidos los tienes que jugar siempre al máximo, sea el rival que sea. Hay que jugar con todo lo que tienes desde el primer minuto de los partidos y tener la tranquilidad para marcar cuando tengamos las oportunidades, sea al principio o al final”.

El Tricolor tardó 77 minutos en meterle un gol a la selección de Guyana, el rival más débil de la eliminatoria mundialista de la Concacaf.

Sobre esto, Peralta recalcó que saltaron a la cancha del BBVA Compass con la intención de hacer muchos goles y eso derivó en la tardanza en concretarlos. “Para nada salimos con exceso de confianza o sin respetar al rival. Si ven cómo fue el funcionamiento del equipo se darán cuenta que siempre fue igual, siempre se buscó atacar.

“Desde que empezó el juego la idea fue atacar y hacer la mayor cantidad de goles posible para agradar a la gente, pero no se pudo desde el principio. Llegamos y llegamos, pero el comportamiento fue igual, al ataque”, comentó el ariete.

Peralta aseveró que la clave fue hacer el primero, ya que eso devolvió seguridad al equipo.

“Al final cayó un gol y vinieron todos los demás. Era importante meter uno porque así ellos ya no se sintieron tan protegidos y pudimos llegar con más seguridad”.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion