+5
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Entrevista exclusiva; Lydia Cacho, un viaje al corazón de la trata de personas

[Foto: Newsweek]
Newsweek en español entrevistó a Lydia Cacho, quien ha destacado por sus investigaciones, mismas que pusieron al descubierto una red internacional de trata de personas,prostitución y pornografía, a continuación mostramos el texto integro
miércoles, 14 de noviembre de 2012
Por: Web I Criterio
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Nota original Newsweek

Comprometida con su país y sabedora de su fama, Lydia Cacho es sin duda una de las muchas voces de esperanza que iluminan la penumbra de la desdicha.

A lo largo de su trayectoria como periodista y activista, Lydia Cacho ha generado un impacto social que ha puesto al descubierto a políticos y empresarios envueltos en prácticas ilegales, como lo es la trata de personas, la prostitución y la pornografía infantil. Su trabajo ha sido reconocido por su defensa de los derechos humanos, especialmente de la mujer. Ha recibido múltiples reconocimientos, entre los que destacan el Premio Estatal de Periodismo de Quintana Roo; el Premio Nacional Don Sergio Méndez Arceo a la Defensa de los Derechos Humanos y el Human Rights Watch, así como el Premio Mundial Valentía en el Periodismo y el Reconocimiento Mundial UNESCO Guillermo Cano de Libertad de Prensa.

Autora de prestigiadas obras como Los demonios del Edén, El poder que protege a la pornografía infantil y Esclavas del poder, Cacho sigue trabajando activamente para combatir la trata de personas en México. Su dedicación y compromiso es ahora una labor de por vida, ya no es solo una causa pasajera que defender en el país.

“Soy una mujer común, periodista de profesión, activista y feminista por convicción, bailadora de salsa, marinera, buena amante y cocinera. Me encanta el tequila”. Con estas palabras se define Lydia Cacho al comienzo de una entrevista con Newsweek en Español. Es una mujer que conoce el miedo pero que la mayor parte de su tiempo

se siente fuerte y segura, orgullosa de su trabajo y consciente de sus derechos y de cómo ejercerlos.

Lydia, en sí ¿qué es la trata de personas y en qué momento se puede considerar el uso adecuado del término, en qué consiste exactamente este mal?

“La trata es la captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción: al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación. Esta es la definición jurídica que el protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Por sus características es considerada una forma de esclavitud”.

¿Qué sector de la población es más susceptible a la trata, los niños o de igual forma personas en general?

“Lo son todos los seres humanos; sin embargo las leyes de mercado y las reglas económicas, así como las leyes migratorias, facilitan que ciertos grupos se vuelvan más vulnerables y susceptibles a ser victimizados.

“Por ejemplo, la esclavitud laboral en el campo y la construcción explota mayoritariamente a hombres y niños, aunque también a mujeres. En la esclavitud sexual vemos un 80 por ciento de mujeres y niñas y un 20 por ciento de niños y jóvenes varones, difícilmente encontramos hombres adultos. En la trata para mendicidad un 60 por ciento son menores de 18 años, un 30 por ciento mujeres indígenas y el 10 por ciento restante, ancianos, en su mayoría indígenas también.

“En la esclavitud doméstica y de la industria textil un 90 por ciento son mujeres y niñas y un 10 por ciento, jovencitos varones”.

¿Qué factores influyen en la vida de un sujeto para que opte por ejercer este delito?

“La desigualdad de género, el machismo y sexismo son factores culturales que hacen creer a los hombres que las mujeres son objetos para ser sometidos, comprados y vendidos. Las mujeres que participan en estas redes también reproducen esos valores. La ausencia de políticas de igualdad y el doble discurso que avala la explotación sexual como irremediable es fundamental porque eso ha permitido los vacíos legales en todo el mundo. Como si ser esclavo fuera una elección y no la única opción existente”.

Si lo queremos ver por el lado psicológico o del simple deseo, ¿en qué piensa el sujeto que está practicando la trata?

“El factor fundamental es económico, la gran mayoría de tratantes piensan en explotar a personas que no pueden defenderse o que por su pobreza asumen que el tratante es su única opción para subsistir. La trata es muy buen negocio, para pequeños y grandes explotadores lamentablemente”.

¿Cuáles son los lugares más recurrentes en donde se reclutan personas?

“En todo el mundo, ciudades y pueblos. Depende de qué tipo de trata también. Para la mendicidad se roban y compran niños y niñas en las zonas rurales, generalmente hay un enganchador local, un intermediario y un tratante en la ciudad que es quien los explota para vender dulces o limpiar parabrisas en las esquinas.

“Siempre han existido los esclavistas de ‘marías’, mujeres indígenas que son manejadas por un tratante que las distribuye por la ciudad para mendigar a cambio de un techo de cartón y una comida al día. Las jovencitas para la industria sexual son secuestradas y compradas, lo mismo en pueblos que en sitios como Tijuana, Acapulco, Sinaloa, Chiapas, Oaxaca, Tlaxcala, Veracruz y Puebla. Pero igual las traen de todo Centro y Sudamérica”.

¿Qué actividades están relacionadas o ligadas con la trata de personas?

“Hay que pensar en la explotación de la prostitución u otras formas de explotación sexual como la servidumbre doméstica y matrimonio servil (esposas por catálogo), la extracción de órganos, los trabajos o servicios forzados. También hay que comprender que los tratantes pueden ser grupos delictivos organizados de tres o más personas que existen durante cierto tiempo y que actúan concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves o delitos tipificados con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de carácter material.

“A veces los tratantes están en las estructuras familiares, personas cercanas a la víctima (padres, madres, tíos, hermanos, abuelos), o son personas con autoridad sobre otra u otras como lo son los jefes, patrones, funcionarios públicos, líderes religiosos, líderes comunitarios y sindicales, empresarios, dueños, gerentes y operadores de negocios de la industria del sexo (moteles y hoteles, bares de table dance, salas de masaje, bares, cantinas y loncherías) que ocultan y avalan la prostitución”.

¿La trata de personas brinca al tráfico de órganos?

“Sí, absolutamente. Yo investigué para mi libro Esclavas del poder casos como el de Israel, documenté evidencia donde en hospitales se hacen los trasplantes clandestinos de órganos. O el de México, donde un grupo de chinos cuyo pago para traerlos ilegalmente vía España era dejarse quitar un riñón. Los ricos pagan por órganos sin importarles su origen criminal. Es una industria fortalecida por personas con mucho dinero. Medran con la pobreza también”.

¿Cuáles son los alcances caóticos que podría provocar la trata, hasta qué punto puede llegar el maniático que se dedica a esto?

“Si hablamos de la trata para la industria sexual, los cientos de miles de casos documentados demuestran que se ha incrementado el número de hombres que buscan chicas y chicos menores de edad porque son más sumisas y obedientes. Esto ha generado una sobredemanda de menores de edad, que a su vez fortalece a los que se las roban y a una industria que normaliza la pornografía adolescente e infantil para, a su vez también, normalizar la cultura de la violencia sexual y la esclavitud.

“Las redes sociales han cambiado el panorama, cientos de miles de hombres que quieren sexo con menores los contactan vía Facebook, Twitter y las otras redes, no se usan filtros para detener la pornografía infantil. De hecho se hizo una petición en España para que Facebook asumiera responsabilidad sobre la pornografía infantil, se lograron juntar 1 millón 30 000 firmas para pedir el bloqueo de porno de niños y niñas pero nada, no respondieron.

“Los clientes que pagan por sexo con personas en condiciones de esclavitud son parte fundamental del problema y pocas veces son señalados por la sociedad. En internet hay miles de fotografías de hombres violando a bebés de un año o niñas de 6 o 7 años y presumiéndolo, además, con material que es considerado por la ley como pornografía infantil.

“Son crueles, despiadados, y no les importa nada sino su placer”.

Mencionas Facebook y Twitter ¿qué papel juega el uso temprano de las redes sociales, chats o foros para conocer e interactuar con gente de otros estados o países?

“Son una maravilla utilizadas adecuadamente; el problema no es el vehículo, sino quién lo maneja y quién lo controla. No me asustan las nuevas plataformas para comunicarse, creo que tienen un lado muy positivo, lo que me parece insostenible es que a las grandes corporaciones como Facebook no les importe que la pornografía infantil circule mientras sus acciones en Wall Street estén seguras por el número de usuarios que tienen. Otra vez el dinero antes que la protección de la infancia.

“Las chicas y chicos aprenden las reglas para usar las redes sociales, pero las corporaciones no ponen reglas y filtros claros para prevenir la pornografía infantil, son los dueños de la tecnología y no están interesados —aunque digan lo contrario— en mejorar sus plataformas. Es más fácil que cierren un perfil por spam que por una foto de un bebé violado —tengo evidencias de sobra.

“En un hogar de clase media alta está bien poner filtros pero, ¿en los cibercafés de los pueblos o zonas pauperizadas? Los chicos hacen sus tareas en cibercafés y pagan 10 pesos por una hora, ¿quién supervisa lo que pasa allí? Nadie. La respuesta está en el mejoramiento de la tecnología, no en la censura politizada”.

La prostitución como bien dices, es una actividad de las muchas que van ligadas y las cuales se han vuelto un negocio donde lamentablemente los niños son explotados con fines meramente económicos ¿Dónde están los padres?

“Según estudios de Save the Children, ECPAT, que provienen del inglés y significa ‘Eliminemos la prostitución infantil, la pornografía infantil y la trata de niños con fines sexuales’, y mis propias investigaciones, en aproximadamente el 30 por ciento de los casos las madres o padres venden o explotan a sus propios hijos. El otro 70 por ciento son llevados por enganchadores de la comunidad que les prometen a los padres que su hijo o hija tendrá un buen trabajo como doméstica, costurera, afanadora, mozo o albañil, pero en realidad se los llevan a vender a prostíbulos en todo el país.

“Yo he visto a cientos de familias desesperadas buscando a sus hijas ante autoridades incompetentes, es una tragedia de grandes proporciones porque la corrupción e impunidad impiden que las familias encuentren a sus hijas e hijos. Las más pobres son las que menos oportunidades tienen de recuperarlos”.

¿El problema creciente de la trata es síntoma de una estructura familiar disfuncional o producto de una sociedad rapaz?

“Es todo junto. Todas las familias son disfuncionales de una u otra forma, pero la desigualdad y falta de guarderías del Estado fuerzan a las mujeres a salir a trabajar y dejar a sus hijas en manos de terceros. La falta de políticas de protección a la infancia, la desigualdad al interior de las parejas y la responsabilidad de la crianza puesta solo sobre la madre deja en desventaja a las hijas e hijos. La ausencia de educación sexual adecuada hace que millones de chicas que usan redes sociales entren en el mundo del sexting sin entender el riesgo que corren”.

¿Una buena educación sexual tiene mucho que ver con todo este tema?

Absolutamente, por eso escribí Con mi hij@ no, porque miles de padres me hicieron esa pregunta en mis conferencias. Mientras más tabúes tiene una sociedad sobre la sexualidad, más cabida hay para ocultar la violencia y los abusos sexuales. Mira cómo se han evidenciado a miles de sacerdotes y pastores de todo el mundo, desde Irlanda hasta Estados Unidos y México, mismos que promueven la castidad pero violan niñitos que están a su cargo.

“Está comprobado que las chicas y chicos con una buena educación sexual, que se apropian de su cuerpo y entienden el placer como algo que se construye con gozo y respeto, comienzan su vida sexual mucho más tarde que quienes no recibieron educación y la experimentan en un contexto de ignorancia y falta de autoestima. En México chicas y chicos comienzan su vida sexual a los 13 años en promedio, negar eso es un absurdo. La pregunta es ¿qué información queremos que tengan a esa edad, la que les da el hombre de 30 que les contacta en Twitter o la que les dan los padres informados?”.

El gobierno e incluso asociaciones u ONGS ¿están haciendo algo para evitar este mal?

“El gobierno casi nada, porque mientras no ponga su dinero donde pone sus leyes punitivas no

habrá grandes avances. Una buena ley tiene apartados de prevención que incluyen recursos para la educación de ministerios públicos, jueces y médicos legistas, los cuales invierten en el rescate de las víctimas y en la reparación del daño. El Estado mexicano no ha entendido que son las asociaciones civiles las que hacen el mejor trabajo, ellas rescatan víctimas y que bajo una buena regulación, con modelos de atención adecuados y rendición de cuentas, deben ser socias del Estado en lugar de ser tratadas como enemigas”.

¿Cuáles son los países más afectados actualmente?

“Todos, absolutamente todos. Estados Unidos tiene un problema gravísimo de trata interna; Virginia donde se encuentra la capital del país, es uno de los que mayor explotación laboral y sexual tiene. Los Emiratos Árabes son terribles en explotación de menores de 18 años; Israel encabeza la lista de tráfico de órganos; Rusia en el lavado de dinero y la explotación sexual de jóvenes de Europa del Este que traen a Latinoamérica y, en particular, a EEUU y México. Las mafias rusas dominan el lavado de dinero y cobros de porno y venta de esposas por internet. Los cárteles colombianos y mexicanos no se quedan atrás en la industria del sexo comercial, los casinos menos, ellos explotan y lavan dinero”.

¿Qué hay de las NU y la Unicef, cómo operan para combatir la trata?

“La Unicef se ha mantenido al margen de la trata, lo cual es una vergüenza porque debería de incluirla transversalmente en sus trabajos de pobreza, desigualdad y educación. Las NU no tiene capacidad operativa, simplemente investiga, elabora documentos y asesora, pero también hace mucha política, eso significa que no puede decir toda la verdad de lo que hacen los países por mantener las ‘buenas relaciones’ con ellos. Entonces, a veces las NU hace el papel de ‘reforzador del doble discurso’ de los gobiernos corruptos, como lo son el mexicano o el norteamericano”.

De acuerdo a tus investigaciones, ¿cuál es el panorama que vive México actualmente?

“México ocupa el tercer lugar en trata de personas en América Latina y el Caribe. Y está entre los cinco países que más circulan y producen pornografía infantil, por desgracia se encuentra entre unos de los países del mundo que menos colabora con la Interpol en casos de redes de pornografía.

“Las chicas y mujeres mexicanas víctimas de trata y tráfico internacional son llevadas a España, Japón, Alemania, Holanda, Estados Unidos y Canadá. Según la CATWLAC (Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y El Caribe), los estados donde existe mayor vinculación de desaparición de mujeres y niñas con la trata y luego el posterior femicidio son Baja California Norte, Puebla, Chihuahua, Oaxaca, Coahuila, Quintana Roo, Chiapas, San Luis Potosí, Durango, Tamaulipas, Estado de México, Tabasco, Guerrero, Tlaxcala, Hidalgo, Veracruz, Jalisco, Zacatecas y Nuevo León.

“Y los estados donde hay mayor incidencia de desapariciones de mujeres y niñas son: Baja California Sur, Nuevo León, Chiapas, Oaxaca, Chihuahua, Puebla, Coahuila, Quintana Roo, Distrito Federal, San Luis Potosí, Durango, Sinaloa, Estado de México, Tabasco, Guanajuato, Tamaulipas, Guerrero, Tlaxcala, Hidalgo, Veracruz, Jalisco, Zacatecas y Morelos”.

¿Hay organismos que regulen de manera efectiva la prevención de la trata?

“En realidad no. Hablando de México hay una fiscalía especializada en la Procuraduría General de la República, pero con resultados muy pobres, a pesar del número de denuncias. En la mayoría de estados de la República, a pesar de tener leyes contra la trata, los ministerios públicos siguen tipificándolo como ‘proxenetismo’, es decir, una falta administrativa relacionada con el manejo de prostitución (como acto voluntario de la víctima).

“Muchos jueces se resisten porque ellos mismos son clientes de prostíbulos y carecen de una perspectiva ética. Poco a poco van cambiando las cosas, la mejor ciberpolicía que he visto es la del Distrito Federal, pero aun con pocos casos sentenciados. Todo México necesita ciberpolicías locales y no para perseguir a las y los chicos que hacen sexting, sino a los tratantes y los pedófilos adultos”.

¿Cuál sería la medida eficaz que debe llevar a cabo la sociedad para destruir estas redes de complicidad?

“Si todos los días madres y padres estuviésemos conscientes de los indicios de abuso infantil que hay y no solo opináramos sino ayudáramos a las organizaciones que sacan a niñas y niños de ese contexto de abuso, muy pronto la industria se quedaría sin esclavos. Tenemos que ver a cada niña y niño ajeno como propio, en la medida en que creamos un entorno libre de violencia para nuestros hijos lo hacemos para el resto de la infancia. Por ejemplo, donar a las organizaciones que de verdad rescatan víctimas en tu estado.

“Toda la sociedad debería exigir a legisladores y procuradores rendición de cuentas sobre la implementación de recursos, utilizarlos eficientemente para entrenar a ciberpolicías, ministerios públicos y jueces, así tú verías cómo avanzamos. Hace cinco años no teníamos una sola ley contra la trata o la pornografía infantil, ahora casi todo el país la tiene y está la federal, es decir, vamos avanzando”.

En la contraparte, ¿cuál es la tarea que le toca al gobierno para que estas redes no se extiendan por todo el mundo?

“Leyes migratorias que protejan a las y los migrantes y trabajadores temporales; combate real a la pobreza; servicio de guardería; leyes de responsabilidad social, de corporaciones y de servicios cibernéticos; inversión pública formal en acuerdos de colaboración con organizaciones que rescatan a víctimas; implementación del sistema de juicios orales en todo el país; traducción de programas contra la trata en los diversos idiomas indígenas en México; educación, prevención y persecución del delito y sus fuentes de financiamiento.

“De hecho hablando de gobierno, la Secretaría de Gobernación y el Instituto Nacional de Migración tienen abierto el caso de Raúl Martins, un argentino que prostituye jovencitas en Cancún y quien, a pesar de la orden de expulsión, sigue operando. El gobierno es omiso y cómplice todavía”.

Cuéntanos un poco acerca del encuentro inesperado que te llevó a formar lo que hoy es una tarea en beneficio de aquellas mujeres que, en su mayoría, no tienen voz o simplemente se callan…

“Llevaba años escribiendo sobre violencia contra las mujeres y niñas, era asesora del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem) y había fundado un refugio para víctimas de violencia doméstica; en el refugio la segunda víctima que recibimos era una mujer con tres niñitas cuyo padre trabajaba como taxista, él las explotaba sexualmente con sus compañeros y turistas a cambio de dinero. Luego en 2003 conocí a una chica que escapó de la red del empresario Jean Succar Kuri, investigué cómo funcionaba el entramado de la red y publiqué en 2005 Los demonios del edén”.

Después de lo ocurrido con Kamel Nacif, Jean Succar Curi, Mario Marín y los demás personajes ¿qué compromiso adquirió Lydia Cacho con la sociedad mexicana?

“Siempre supe el riesgo que corría al publicar mis libros, pero nunca imaginé que el gobernador de Puebla prestaría el aparato judicial para sosegarme a mí y a las víctimas. Lo que me hizo famosa no fue el arresto ilegal y la tortura, eso generó el escándalo inicial, sino la manera en que junto con los medios y redes ciudadanas reaccionamos ante todo ello.

“Sí, exhibimos a todos los poderosos, pero nunca olvidamos mencionar la importancia de las víctimas y la necesidad de castigar al líder de la banda. Hasta hoy es el único detenido que cumple una sentencia de 113 años en el penal de La Palma”.

Tus asociaciones ¿qué rol desempeñan en México?

“Yo creo que el Centro Integral de Atención a la Mujer, el CIAM Cancún, se ha convertido, en 10 años, en un referente en términos de cómo sí es posible en México desarrollar un modelo de atención a víctimas que a la vez las proteja, las empodere y que de verdad persiga a los victimarios, no solo los denuncie”.

Jean Succar Kuri, Kamel Nacif y Mario Marín, el Góber, ¿otro capítulo de impunidad?

“Todavía no cerramos el caso, ya entramos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y estamos por ir a la Corte Internacional, entonces veremos. Su expediente sigue abierto, aunque la Procuraduría General de la República haya intentado cerrarlo. No se ha dicho la última palabra sobre esa red internacional que compraba y vendía niñas”.

El miedo se ha vuelto el alimento de la víctima, ¿se está yendo más allá del sometimiento y el maltrato, o cómo funciona la represión?

“Eso lo documenté mucho en mis libros Con mi hij@ no: manual para prevenir el abuso infantil y en Esclavas del poder. Existe una psicología, los adultos usan la pornografía para ‘educar’ a sus víctimas y normalizar la violencia sexual y el sometimiento. Usan el dinero y los obsequios como intercambio de supuestos ‘afectos’ relacionados con el erotismo temprano de las víctimas.

“La pobreza juega un factor vital, porque miles de jovencitas se sienten orgullosas de poder ayudar en casa llevando dinero, cuando no tienen protección, educación u opciones. Su cuerpo se vuelve un objeto de intercambio para la subsistencia. Hay quienes validan esa codificación del cuerpo de niñas y niños diciendo que, al menos, no se mueren de hambre, eso es atroz”.

¿Lydia Cacho tiene miedo?

“A veces lo he sentido, pero la mayor parte del tiempo me siento fuerte y segura, orgullosa de mi trabajo y consciente de mis derechos y de cómo los ejerzo. Soy feliz, aunque ahora enfrento problemas de salud”.

¿Cómo vives y cuáles son las actividades que realizas en un día cualquiera fuera del trabajo?

“Vivo en el sur de Quintana Roo, tengo tres perras, construí mi gallinero y tengo producción de huevo para consumo familiar. Tengo mi hortaliza que yo misma sembré y donde cultivo verduras y frutas. Hago yoga por las mañanas, escribo todos los días, pinto cuadros los fines de semana, escribo poesía solo para mí. Me encanta cocinar y organizar comidas en casa. Salgo a nadar al mar cada semana y me encanta bucear. No puedo vivir sin escuchar música y sin estar en contacto con toda mi familia”.

¿Sigues trabajando activamente para combatir la trata en México?

“Sí, estos son compromisos de por vida, no causas pasajeras. Si mi fama sirve de algo que sea para ayudar a otras personas”.

¿Qué proyectos tienes en mente, preparas un nuevo libro, cuál es la novedad que traerá Lydia Cacho?

“Si, ahora estoy escribiendo dos libros a la vez, uno periodístico y una novela, los temas son secretos. Estoy emocionada con ambos proyectos, ambos muy diferentes, pero es un buen reto. También estoy planeando un proyecto de autogestión alimentaria en las comunidades mayas y una película sobre mi libro”.

¿Qué esperas para México, realmente merecemos lo que nos está pasando?

“No, nadie merece lo que nos está sucediendo en México. No creo en esa visión de mártires guadalupanos de que nos merecemos el maltrato. Necesitamos medios libres y responsables que no se coludan con el poder; merecemos un país que respete la dignidad y la vida humana y creo que lo estamos construyendo, aunque a veces los gobernantes y los criminales demuestren lo contrario.

“Creo que deberíamos de convertir a la cultura de paz en una industria del bien, del renacimiento de la autogestión y de la autonomía para seguir impulsando nuevos paradigmas”.

Hoy la esperanza decae constantemente, ¿qué mensaje le das a México y a todos aquellos países que padecen de la trata de personas y sus consecuencias?

“Unos cuantos políticos corruptos no pueden contra una nación. La única manera de combatir el miedo es siendo compasivos con las personas. La única manera de erradicar la violencia es ejerciendo la paz en nuestras vidas cotidianas. No puedes pedir algo que eres incapaz de dar.

“Somos un país maravilloso con recursos suficientes para que toda la gente tenga una vida digna, y hay que demostrar que eso se puede lograr solo con el ejemplo, sumando una persona a la vez. Para todo ello estar bien informado es clave. Porque quien entiende sin duda puede transformar”.

 

Comentarios

  • Divina mujer.
    por Manuel Arriaga Chimal, 21/11/2012 19:59
    DesaprueboApruebo
    +0

    En Mèxico la casta ha salido de sus mujeres: Rosario Ibarra, Carmen Aristegui, Sanjuana Martìnez, Anabel Hernàndez, entre muchas otras por fortuna de nuestra sociedad, y la hermosa gran mujer Lidya Cacho.

    Còmo nos han llenado un gran hueco de esperanza en èstos tiempos necrosados por dehumanizaciòn de gobiernos y empresario.

    Gracias mujeres divinas que tanto dan en tiempos tan oscuros

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion