0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Francia, en dolorosa reducción del déficit

Francia requiere de un programa preciso de ahorro para reducir su déficit público, que será doloroso, pero si el gobierno lo inscribe en una perspectiva tranquilizadora para el futuro, los franceses lo aceptarán, estimó ayer el periódico Le Monde.
sábado, 16 de febrero de 2013
Por: Notimex I Paris
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Francia requiere de un programa preciso de ahorro para reducir su déficit público, que será doloroso, pero si el gobierno lo inscribe en una perspectiva tranquilizadora para el futuro, los franceses lo aceptarán, estimó ayer el periódico Le Monde.

En su editorial Hollande frente al reto del déficit público, el rotativo comentó la posibilidad de que Francia no lograra reducir su déficit público a 3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2013, como se comprometió el presidente François Hollande.

El primer ministro Jean-Marc Ayrault ha admitido que la meta es inalcanzable, pero ya desde septiembre de 2012 el gobierno redujo su previsión de crecimiento para 2013 de 1.3 por ciento a 0.8 por ciento, refirió el diario.

Después el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Instituto Nacional de Estadísticas y estudios Económicos (Insee) de Francia alertaron: en 2012 la economía francesa se estancó, tras un descenso de 0.3 por ciento del PIB en el cuarto trimestre.

Tras esos datos, 2013 “se ve, en el mejor de los casos, como un nuevo año cero para Francia” y a ello contribuye la sombría coyuntura internacional y la depresión europea, además de la “discapacidad propia de la economía francesa”, apuntó. El país galo tiene sobre sí el peso de la deuda y el gasto público desde hace décadas, lo que ha erosionado su competitividad, de manera que la falta de crecimiento hace imposible reducir el déficit tan rápido como se esperaba, consideró.

Esto plantea dos cuestiones, la primera es el “ajuste” del compromiso francés con sus socios europeos, que también es una garantía de su credibilidad ante los mercados financieros.

El Comisario Europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, defiende la obligación de no relajar la disciplina presupuestaria, pero también la de admitir que “en caso de un deterioro de la situación, un país puede recibir más tiempo para corregir su déficit excesivo”. Pero la condición es que el país en cuestión conduzca convincentemente “esfuerzos estructurales” que muestren cómo pretende aumentar ingresos o reducir gastos, dijo Le Mond.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion