+2
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Resurge Black Spiritu

L.A Park regresó a su antiguo nombre [Foto: Especial]
El Hijo de L.A. Park cambió su nombre de combate; ahora es nombrado como Black Spiritu, mote conocido para él pues fue con éste que debutó en el mundo de la lucha profesional.
miércoles, 20 de febrero de 2013
Por: Arturo Cruz I Pachuca
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
El Hijo de L.A. Park cambió su nombre de combate; ahora es conocido como Black Spiritu, mote conocido para él pues fue con éste que debutó en el mundo de la lucha profesional. La razón del cambio, argumentó, se debe a sus deseos por encontrar la trascendencia por propio esfuerzo, sin que el nombre de su padre (L. A. Park) sea un factor en su carrera.

A los 24 años de edad, y tras reflexionar respecto a lo que implicaría este nuevo sendero en su trayectoria, El Hijo de L. A. Park tomó una de las decisiones más importantes a nivel profesional, retomar el nombre de Black Spirit.

El gladiador señaló en entrevista para La Copa, que esta es una decisión crucial, pues no piensa hacer fama con el nombre de su padre; sino que quiere destacar por sí mismo. “Creo que ser un junior es fácil. Yo quiero sobresalir por mí, que me cueste a mi todo el esfuerzo, y no colgarme del nombre de mi padre”, anunció el joven, quien además se estrenó como padre de familia hace unas semanas.

Fue en 2008 cuando debutó bajo ese nombre y dio comienzo su carrera en la lucha libre mexicana. En aquella ocasión se enfrentó ante Black Thunder, Loco Valentino y Doctor Cerebro, para luego hacer frente ante Skayde, Turbo y Black Spirit.

Como Hijo de L.A. Park, debutó en 2010. Ahí la lista de rivales creció y se enfrentó ante elementos como Damían 666, Halloween, Mr. Águila, e incluso el Hijo del Perro Aguayo, entre otros.

Black Spiritu ha tomado una decisión que marcará sin duda toda su trayectoria profesional sobre los cuadriláteros; sin embargo, aseguró que su nivel está para hacerle frente a cualquier compromiso y reto.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion