0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Califican de opaco, gasto magisterial

El monto de la nómina del magisterio en las entidades federativas es un verdadero misterio, ya que cada estado lleva una contabilidad diferente y sus gastos no corresponden con el crecimiento de los servicios educativos...
sábado, 11 de septiembre de 2010
Por: Laura Carrillo | Agencia Reforma
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

El monto de la nómina del magisterio en las entidades federativas es un verdadero misterio, ya que cada estado lleva una contabilidad diferente y sus gastos no corresponden con el crecimiento de los servicios educativos, según el Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco).

“En México, el caso de la nómina magisterial es particularmente paradigmático, pues su contabilización cambia.

“La falta de homologación en la contabilidad provoca que encontrar el verdadero nivel de la nómina salarial y su destino se convierta en una labor de investigación más basada en hipótesis que en datos”, explica el estudio “La Caja Negra del Gasto Público”.

Ejemplifica casos extremos como el del gobierno estatal de Veracruz, donde ni siquiera se distingue la nómina de los maestros del resto de los trabajadores del sector.

En Durango disminuyó misteriosamente 70 por ciento de 2006 a 2007 sin que se observara una reducción en el número de maestros, lo cual indica que se lleva el registro en otra partida contable que no se conoce.

Solamente Campeche, Puebla, Tabasco y Guanajuato registran la nómina en la partida en el capítulo 1000 de Servicios Personales de la Secretaría de Educación, el resto de las entidades separa la nómina de maestros estatales de los federales y lleva dos contabilidades.

El estudio detalla que lo único que se puede verificar es la evolución del Fondo de Aportaciones para Educación Básica (FAEB), que son los recursos que el gobierno federal transfiere a las entidades y tienen como destino el pago de la nómina de maestros en el país.

Pero aun en ese fondo se reportan irregularidades claras en 2010.

Entre 1998 y 2008 los recursos del FAEB crecieron 51 por ciento real, pero en ese lapso el número de maestros aumentó solamente 11 por ciento y de alumnos, 5 por ciento.

“Esto tiene muchas explicaciones e interpretaciones, pero la más obvia es que existe una clara barrera de entrada en la contratación de profesores, pero al mismo tiempo funciona para aumentar la nómina de los que ya han logrado entrar al ‘club’”, refiere el documento.

El Imco recuerda que la última revisión de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló problemas con el uso de este FAEB.

Entre lo más grave está el hecho de que el FAEB se utiliza para el pago a personas con cargos de elección popular; para transferir recursos a otras cuentas estatales y en general para pagos de conceptos que no deberían financiarse con estos fondos participables.

Aparentemente, agrega el organismo, los estados sólo gastan en nómina 20 por ciento de sus egresos, pero si se contabiliza correctamente la nómina magisterial, cree que en promedio llega a representar 67 por ciento del total.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion