Inicio / A criterio de / Agradable sorpresa

Agradable sorpresa

Tengo miedo”. Así le dijo el novio a su flamante mujercita cuando ésta le preguntó por qué no procedía a la consumación del matrimonio. “¿Miedo? -inquirió con asombro la muchacha-. ¿Por qué?”. Explicó el nervioso galán: “Ayer introduje en la cerradura la llave de mi departamento. Se atoró y ya no la pude sacar. Luego subí a mi coche y puse la llave. Se atoró igualmente. Después, en la oficina, metí la llave del cajón de mi escritorio. Se atoró también, y la llave se quedó adentro. ¡Tengo miedo!”.

Asistí al Informe de Gobierno que recientemente presentó Miguel Riquelme, gobernador de mi natal Coahuila. La verdad, la verdad, la verdad, me agradó el documento, y me gustó igualmente la forma en que se presentó. Repetí tres veces eso de “la verdad” porque si hablar mal de los políticos tiene sus peligros, decir bien de ellos conlleva un riesgo aún mayor. Pero es obligación de quien escribe en los papeles públicos comentar tanto lo malo como lo bueno.

La elección de Riquelme fue objeto de cuestionamientos. Yo mismo señalé su cercanía con el anterior gobernador y la posibilidad de que fuera a ser un mero continuador del moreirato. Sin embargo, en el breve tiempo de su gestión Riquelme ha evidenciado una total independencia de quien lo antecedió en el cargo, y ha restablecido la unidad y concordia que estuvieron ausentes en el pasado régimen.

Eso se evidenció en la ceremonia del citado Informe, a la cual asistieron representantes de todos los partidos y personas de la sociedad civil que antes fueron objeto de acoso por disentir de la política de quienes detentaban el poder. La prudencia y mesura del actual gobernante han hecho que Coahuila vuelva a ser un estado unido. Todos opinan que ha sido una agradable sorpresa. La reestructuración de la deuda; la realización de obras importantes; la creación de un cuantioso número de empleos y la seguridad de que gozamos los coahuilenses son fruto de una buena labor del Ejecutivo. Y algo más me gustó del Informe de Riquelme. En sus palabras finales dijo: “Soy orgullosamente lagunero por nacimiento, y orgullosamente saltillense por adopción”.

Al igual que todos los presentes aplaudí esa manifestación, y lo hice con las dos manos para mayor efecto, porque en el régimen pasado Saltillo fue objeto de absurdo ninguneo por el hecho de tener administración panista. En fin, gustosamente reconozco la labor de Miguel Riquelme, pues está redundando en bien para Coahuila y para los coahuilenses.

Capronio denunció a la policía la desaparición de su suegra. Horas después un oficial le informó que ya la habían encontrado: se había caído en una alcantarilla sin tapa. Preguntó Capronio: “Y ¿qué dijo cuando la sacaron?”. Contestó el agente: “No dijo nada”. Indicó Capronio: “Entonces no es mi suegra”.” En una cantina del puerto el asiduo parroquiano le preguntó a la chica que también asistía con frecuencia al establecimiento: “Dime, linda: ¿has tenido trato con marinos?”. Preguntó ella a su vez: “¿Por qué lo piensas?”. Respondió el otro: “Porque he observado que las bubis y las pompis te suben y te bajan siguiendo el ritmo de las mareas”.

La señora Smith llegó al Cielo y le pidió a San Pedro que le dijera si su esposo estaba ahí. “¿Cómo se llama tu marido?” -inquirió el portero celestial, Respondió la señora: “John Smith”. Le hizo saber San Pedro: “Tenemos miles de John Smiths. ¿Podrías ser más específica?”. Recordó la señora Smith: “Antes de morir me dijo que se daría una vuelta en el más allá cada vez que yo me acostara con otro hombre”. “Ah, sí -dijo entonces San Pedro-. Ya sé de quién se trata”. Llamó a un ángel y le ordenó: “Ve y dile al Trompo Smith que aquí lo buscan”. FIN.

Catón

Lee también

La caída de Evo y el eje socialista latinoamericano

La efervescencia política de las últimas semanas en Suda-mérica cobró ayer su primera víctima: Evo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!