Home / A criterio de / “Al que me insulta le pego, y al que me pega lo mato”

“Al que me insulta le pego, y al que me pega lo mato”

Usiflor, muchacha bien portada, le dijo a Pirulina, amiga suya que tenía bastantes kilómetros recorridos: “Jamás le permito a un hombre que me dé el beso de las buenas noches”. “Yo tampoco -declaró Pirulina-. Por eso hago que se queden conmigo hasta que ya es de día”…
Doña Panoplia de Altopedo, dama de buena sociedad, sacó a pasear a su perrita poodle. Había entrado en celo el animalito, de modo que bien pronto convocó a una turba de babeantes chuchos. La empingorotada señora se angustió y llamó al policía del parque. “Por favor, señor gendarme -le rogó-. Disperse a esos canes callejeros. No quiero que ninguno de ellos se acerque a mi perrita”. “Señora -respondió el guardia-, es muy difícil oponerse a la naturaleza. Estoy seguro de que a su perrita no le gustaría que los dispersara”. Tenía razón el hombre: en ese mismo instante la perrita admitió las atenciones de uno de los perros. “Ni modo -suspiró resignada doña Panoplia-. Policía: deténgame a la perrita mientras yo me volteo al otro lado”…
Libidio, galán concupiscente, ansiaba que Dulcilí, joven ingenua, le hiciera dación de la preciosa gala de su doncellez. Le dijo: “¡Por ti cruzaría el mar a nado! ¡Por ti llegaría volando a la Luna! ¡Por ti movería montañas y haría florecer desiertos! ¡Por ti haría que se detuviera el Sol!”. Replicó, humilde, Dulcilí: “Lo único que quiero es que te cases conmigo”. “¡Joder! -exclamó Libidio exasperado-. ¡No me pidas imposibles!”…
Decía Salvador Díaz Mirón, gran poeta y hombre atrabiliario: “Al que me insulta le pego, y al que me pega lo mato”. Salvas todas las diferencias así debería actuar nuestro país ante las constantes ofensas y amenazas de que Trump nos hace objeto. México no es una republiquita bananera a la que se pueda humillar impunemente. Tiene capacidad de respuesta, como lo demostró al imponer aranceles a mercancías norteamericanas luego de que el nefasto presidente yanqui los impuso a productos nuestros. Por encima de posibles represalias nuestro Gobierno debe tratar de tú a tú con la administración de Trump. Apocarse ante ella -achicopalarse, diría la expresión de pueblo- es exponerse a más y mayores malos tratos. La golfista novata hizo un tiro. La pelotita salió con fuerza y golpeó a un jugador que iba delante. El tipo, con un grito de dolor, se llevó ambas manos a la entrepierna. Corrió solícita la dama, y muy apenada se disculpó con el sujeto. “Perdóneme -le dijo-. Estoy aprendiendo apenas a dirigir el tiro”. “Pues vaya que me lo dirigió” -gime el dolorido señor sin quitarse las manos de donde las tenía. Ofreció la dama: “Soy experta en masajes terapéuticos. Permítame darle el masaje llamado de Cederschiöld, que consiste en aplicar presiones rítmicas sobre la parte traumatizada a fin de producir un efecto anestésico. Tiéndase en el césped, por favor”. Obedeció el golfista; la señora le bajó el cierre del pantalón y empezó a maniobrar en la correspondiente parte. Después de un buen rato de manipulación (Handhabung en lenguaje técnico) la mujer le preguntó al sujeto: “¿Se siente mejor?”. “Mucho mejor -contestó el tipo respirando con agitación-. Sígale por favor, no importa que el dedo me duela todavía”… Babalucas marcó el número telefónico de una empresa de mensajería. Le contestó una voz: “Estafeta”. “Salúdela de mi parte -dijo el badulaque-, pero con el que quiero hablar es con el gerente”… En la clase de Biología la maestra le pidió a Juanito: “Pasa al pizarrón y dibuja un huevo”. El pequeño fue a la pizarra y tomó el gis. Luego empezó a dibujar al tiempo que se metía una mano en el bolsillo del pantalón. “¡Éjele! -gritó Pepito-. ¡Está copiando!”… FIN.

Lee también

La crisis de la democracia

La democracia está debilitándose alrededor del mundo. Hasta en Estados Unidos, a quienes gusta proclamarse …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!