Inicio / A criterio de / AMLO pide serenidad. ¿Le harán caso?

AMLO pide serenidad. ¿Le harán caso?

Ayer,durante su conferencia de prensa mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió a la campaña sucia y reprobable que, en su contra y contra los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, se está dando en las redes sociales después del helicopterazo del lunes pasado, en el que murieron la gobernadora panista de Puebla, Martha Erika Alonso, su esposo, el exgobernador y senador panista Rafael Moreno Valle y tres personas más.

Las campañas contra el presidente buscan de alguna manera desprestigiarlo, junto con el excandidato morenista a la gubernatura poblana, Miguel Barbosa. Quienes promueven estas campañas quieren convencer a la opinión pública de que el helicóptero no se accidentó, sino que alguien se encargó de derribarlo para eliminar de la escena política a dos adversarios de Andrés Manuel.

Para lograr su cometido han llegado al extremo de difundir un video de un helicóptero que en 2014 se cayó en Ucrania, presentándolo como si hubiera sido grabado desde el Augusta A109S que se cayó sobre un sembradío en el municipio poblano de Coronango. Otros supuestos expertos describen al helicóptero como un aparato perfecto que difícilmente puede accidentarse, ignorando el hecho de que, desde noviembre de 1975 hasta el 24 de diciembre pasado, los diversos modelos del Augusta 109 han estado involucrados en 167 accidentes y que en 72 de ellos hubo muertos.

En lo que al modelo en donde viajaban Alonso y Moreno Valle se refiere, desde septiembre de 2007 al lunes pasado se han registrado siete accidentes, de los cuales en cinco se registraron víctimas fatales.

Las campañas contra Fox y Calderón se basan en los helicopterazos en los que murieron un secretario de Seguridad Pública, en el primero, y un secretario de Gobernación, en el segundo, además de un avionazo en donde pereció otro secretario de Gobernación de Calderón. En tales incidentes, las explicaciones oficiales de sus causas no convencieron a gran parte de la opinión pública. Es más, en algunos casos las investigaciones se reservaron por órdenes de los entonces gobernantes y no pueden conocerse todavía.

Al referirse a las campañas, evidentemente iniciadas por quienes desean perjudicar la imagen del presidente en turno o las de los presidente panistas que lo antecedieron en el cargo, Andrés Manuel dijo: “Que todo mundo se serene, que todo mundo se tranquilice. Actuemos con responsabilidad, en general. De todas las facciones, de todas las clases, de todos los partidos, de todas las corrientes de pensamiento y añadió , hay que serenarnos, hay que portarnos bien. Todos a portarnos bien, eso es lo que me gustaría que quedara de manifiesto, y que cero odios. Nada de odios: amor al prójimo, más en estas épocas y siempre”.

¿Le harán caso al presidente aquellos que han emprendido o apoyado campañas iniciadas por quienes lo apoyan contra sus adversarios, o las de sus adversarios contra él?
No lo creo, mientras él mismo no nos dé el ejemplo a seguir. Al calificar de fifís o conservadores a quienes no comulgamos con muchas de sus ideas, AMLO le dice al pueblo bueno y sabio que lo apoya, que los ricos y capitalistas estamos contra ellos, los pobres y revolucionarios de izquierda, lo cual dista de ser cierto porque mucha gente adinerada y de derecha no solo milita en Morena, sino que colabora en su gobierno y en gobiernos locales morenistas.

El presidente ocupa el máximo cargo de liderazgo del país. Lo que él diga y haga inspira a millones a pensar, actuar y hablar como él. Si se limita a descalificar y despreciar a sus adversarios, sus seguidores hacen lo mismo, pero con mayor violencia verbal, que bien puede llegar a la agresión física, contra los que no comulguen total o parcialmente con él.

Me gustó mucho lo que dijo ayer AMLO en su conferencia de prensa. El que pidiera serenidad, calma, cero odios y amor al prójimo es muy importante. Ahora deberá actuar en consecuencia para convertirse en el gran unificador de los mexicanos, porque, a fin de cuentas, es el presidente de cada uno de nosotros.

Andrés Manuel López Obrador desea ser un gran presidente y para lograrlo debe unir al pueblo, no solo al bueno y sabio, sino al que, según él, no lo es. Ningún presidente de México ha sido capaz de eso y la ancestral división de los mexicanos ha sido uno de los grandes obstáculos que han impedido el pleno desarrollo del país.

Eduardo Ruiz-Healy

Lee también

Guanajuato, abandonado a su suerte

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, sorprendió el viernes pasado con este anuncio: “Por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!