Borrón y cuenta nueva - Criterio Hidalgo

Inicio / A criterio de / Borrón y cuenta nueva

Borrón y cuenta nueva

“Desde que un ser humano aprendió a escribir y divulgar sus palabras, nunca faltó otro que quisiera borrarlas, destruirlas, hacerlas desaparecer de la faz de la tierra”.
Federico Andahazi.

Las elecciones ya pasaron; sin embargo, para algunos la época poselectoral parece no terminar nunca.
Muchos, dolidos porque no comprenden que en la democracia se gana o se pierde, buscan desesperadamente culpables a quienes echarles la culpa.
Otros sonríen socarronamente, como diciendo ya me los chingué, cuando la realidad es otra.
Pero más allá de vencedores y vencidos, lo que muchos aún no entienden es que, independientemente de los resultados, hay un México y un Hidalgo vigorosos que están por encima de las elecciones por más que las hayan calificado como la madre de todas las contiendas y que ya es tiempo de hacer borrón y cuenta nueva.
Así las cosas, tratando de cerrar el capítulo y avanzar hacia el futuro, sorprendieron las declaraciones del ahora presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien, con un espíritu conciliador y guardando para una mejor ocasión el tigre que lleva dentro, llamó a la reconciliación a todos.
Es de destacar la posición del gobernador Fayad al reconocer el triunfo de la oposición y su compromiso de seguir trabajando de manera coordinada con la visión de mejorar las condiciones de los hidalguenses, dando así una muestra de tolerancia.
Es interesante que en todo momento se privilegió el diálogo y no el revanchismo, por lo que tanto el gobernador Fayad como el presidente del Patronato de la Universidad, Gerardo Sosa, con un actitud positiva y de altura coincidieron en que es momento de unir fuerzas y que no hay rencores, lo que muestra la madurez de los actores políticos de nuestra entidad.
Y es que no se podría entender de otra manera que al concluir las elecciones se diera vuelta a la página, para ahora sí poner la mirada en el futuro de un pueblo que necesita con urgencia generar prosperidad, porque ya son muchos años de aguardar pacientemente a que algo ocurra.
Ahora lo que se espera de los encargados de dirigir los destinos de Hidalgo es que se pongan las pilas para que con valor y huevos se encarguen de diseñar políticas públicas que en verdad procuren el bienestar de los hidalguenses, pero sin choros mareadores ni promesas que más parecen chaquetas mentales.
Hoy las palabras huecas ya no hacen eco en la mentalidad de hombres y mujeres, que solo han visto pasar grandes proyectos que al final no se concretan.
Los hidalguenses merecemos ser tratados con respeto, como adultos que no esperan dádivas, sino acciones de responsabilidad compartida vaya, que no nos quieran ver otra vez la cara de pendejos.
Ya basta de darle largas al progreso.
Ya basta de que solo unos cuantos se beneficien de las bondades de una administración que tiene la obligación de dar a todos por igual.
La Huasteca, la zona Otomí Tepehua, el Altiplano y el Valle del Mezquital ya no pueden esperar.
En Hidalgo hay talento para alcanzar la prosperidad, solo falta un ejercicio de gobierno perfecto, transparente, sensible y cercano a la gente.

PALABRAS MÁS, PALABRAS MENOS
Hoy celebramos a nuestros mineros, quienes por años en las minas de Pachuca y Real del Monte dejaron parte de su vida, y solo contrajeron enfermedades que difícilmente pueden ser aliviadas por cualquier tratamiento, y menos si sus padecimientos representan un gasto excesivo que ninguna pensión podría ayudar a pagar. Un abrazo a ellos y a su lucha por la sobrevivencia diaria.

Lee también

Encarrerados

Cartón – Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!