Inicio / A criterio de / Columnas / Alcanzando tus sueños. Parte II

Alcanzando tus sueños. Parte II

Queridos lectores, el día de hoy quiero hacer una continuación del artículo del domingo pasado. Es un tema que causó mucha expectación y algunas personas que me escribieron haciendo una serie de preguntas, de las cuales voy a tratar de responder las más generales.

Aquí puedes leer la primera parte 

Dentro de las preguntas que me hicieron hay dos que me llamaron la atención y quiero desarrollarlas para que el tema que tratamos sobre cómo alcanzar tus sueños sea más específico y sea tu oportunidad de poder concretar todo aquello que has soñado, aquí no hay magia ni cosas raras, se trata única y exclusivamente de llegar a donde queremos llegar y para ello comenzamos.

  • Los sueños son solo sueños. Yo creo que te ha pasado por la cabeza, soñar es muy bonito, pero alcanzarlo, pues no. Yo les recomiendo que lean o vean la historia de los grandes hombres, del siglo XX principios del XXl, lean biografías de hombres exitosos y se van a dar cuenta que tienen un ídem en común que es “Yo tenía un sueño”, desde esa mítica frase de Martin Luther King en Washington, “Yo tengo un sueño”, luchaba por los derechos civiles, pero él pronunció esas palabras. Todos tenemos la capacidad de soñar, ¿cuál es la diferencia entre el soñador que sueña y solo se queda en un sueño y el soñador que sueña y hace realidad su sueño?, el deseo, la actitud, el querer llegar a ese sueño, que el sueño se apodere de ti y a través de la visualización, decretos, la oración, afirmaciones, a través de muchas herramientas que tenemos, podemos llegar. Y con la oración hay que tener en cuenta que está en el evangelio, decía el maestro Jesús que cuando entres en tu aposento a orar y te acuerdes de que has ofendido a un hermano, deja la oración, ve y pide perdón y después acércate. Hasta para eso hay condiciones, hay que entender que para todo hay condiciones, traemos una carga muy pesada, por eso es más fácil que a un niño se le realice un sueño, porque está más limpio de todos los bloqueos que tenemos, físicos, mentales, emocionales, energéticos, etc., que nos vamos creando a lo largo de la vida.

Tenemos empoderamientos que nosotros mismos les hemos dado el poder, como “no vales para nada”, “no sirves”, “eso no es real”, “nadie lo ha logrado, ¿por qué tu sí?”, “nadie en la familia ha salido de pobre”, son bloqueos que tienes y tienes que ser honesto y analizarte, quieres alcanzar ese sueño, ¿qué es lo que te impide alcanzarlo?, eso es lo importante.

  • Nunca alcanzo nada. Tengo muchos sueños y nunca alcanzo nada, ¿no te ha pasado que tienes sueños y luchas y no alcanzas nada, no te ha pasado? Han pasado 10 o 15 años y sigues estancado en el mismo sueño y ya no es en el mismo sueño, sino la desesperación de no haber alcanzado ese sueño. A veces creemos que los sueños es soñar y comenzar a visualizar, como nos han vendido mucho y explotó con una película llamada The secret que nos muestra todo tan fácil como cerrar los ojos y ya, somos millonarios; no funcionamos así, el ser humano es más complejo, tenemos muchas limitaciones, muchas creencias absurdas que nos mantienen bloqueados y hoy intentaremos desbloquear un poco todo ello y quiero que para eso imaginen, perciban o vayan a algún libro o al internet y vean una imagen de pirámide, van a darse cuenta que tiene una base que es la parte más ancha de todo, pero esa base tiene cuatro lados, si ya lo ubicaron vamos a ver cuáles son los cuatro lados para alcanzar tus sueños, la base de la pirámide, porque la punta sería ya el sueño logrado, pero veamos cuales son los requisitos para construir la base:
  1. El sueño: si no tienes un sueño no tienes nada. El sueño nos enciende, como si fuera un foco, la imaginación creadora nos permite ver las múltiples posibilidades que podría haber para alcanzar el sueño y, una vez alcanzado, poder realizarlo y expandirlo.
  2. La visualización creativa o energía creativa. Es lo que te permite tener entusiasmo, tener la sensación de que ya se alcanzó y, además, esto te lleva a tener voluntad, la voluntad constructiva para alcanzar ese sueño, es la que va pegando los ladrillos para ir alcanzándolo a través de esa visión que tú tienes, de la energía que tú le pones al sueño; en lugar de dejarla que se desvanezca, enfocamos la energía en el sueño como un láser y no se quita de ahí hasta que lo alcancemos y llegue la realización del sueño.
  3. Formas de pensamiento. Sueño ya realizado, construido por la fe con dosis de entusiasmo y amor. Una vez que tienes ya tu sueño, que le pones la voluntad y toda esta carga de ver, sentir y oír, viene la fuerza del pensamiento que, para alcanzar los sueños, sobre todo los más grandes, necesitamos fe, y no es la fe ciega sino la fe constructiva que todos los días nos va dando seguridad y fuerza, es el amor. Tienes que amar ese sueño para que tengas pasión y, unido a esto, va el entusiasmo.

Tienes que entusiasmarte, tienes que amar tu sueño, tienes que desarrollar la pasión para que logres alcanzar lo que deseas.

  1. El secreto. Este es el ingrediente que a muchos les falta para lograr lo que desean, no le cuentes tu sueño a nadie, nadie tiene por qué saber cuál es tu sueño, nadie tiene por qué saber que estás luchando o trabajando para conseguir el sueño, porque hay mucha gente que es envidiosa y/o gente que le cae mal la gente que sueña porque ellos, a lo mejor, nunca han alcanzado nada o lo intentaron y no lo lograron y hacen que los sueños de la gente que tiene voluntad no los consigan, no quieren que los alcancen y a lo mejor es de forma inconsciente no digo que la hagan con la intención de bloquearte, pero pueden frustrar tus logros.

Si tú quieres sentirte maestro y andar contando todos lo que te sucede en la vida o todos tus sueños, primero alcánzalos y luego da un seminario o escribe un libro, nadie va por ahí pregonando lo que quiere para poder alcanzarlo, porque cuando pregonas mucho de tus sueños te entran más inquietudes porque meten dudas, por favor tus sueños guárdatelos para ti, son tuyos.

Si tú respetas estas cuatro esquinas y le pones la emoción básica en la visualización, en el sentimiento, en la audición, ya con tu sueño definido, y le pones las ganas, el amor, la fe y lo guardas en secreto para ti, y comienzas a trabajarlo, créeme que lo vas a alcanzar. ¿En cuánto tiempo? No lo sé, pero lo vas a alcanzar. Acuérdate que vivimos en un mundo de soñadores, no pierdas tu capacidad de soñar y verlos realizarlos.

Como siempre les deseo larga vida, salud y prosperidad.

 

Alberto Tristany Zarauza

altriza@hotmail.com

Lee también

Se dice…

que quien se quemó fue Ricardo Crespo, exdirigente estatal del PRI, que hace unos días …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!