Home / A criterio de / Más clase media

Más clase media

De entre los diagnósticos disponibles sobre México, destaco el que se refiere a la desigualdad social, con sus consecuencias en el quehacer social. Los pobres aumentan en número mientras que las clases medias se estrechan, tanto en cantidad como en calidad de vida. La capilaridad social, que permitió a varias generaciones escalar la pirámide, está taponada. Quien nace pobre lo más probable es que vivirá y morirá igual, o peor.

Entiendo que los candidatos presidenciales concentren su esfuerzo en denunciar la corrupción de los otros y ofrecer remedios para erradicarla; el problema es que no entran, con seriedad y análisis, al mayor problema de México: la desigualdad.

Leo en el discurso de José Antonio Meade un enorme conservadurismo en política económica. Su convicción y oferta es preservar y profundizar las reformas impulsadas por el presidente Peña Nieto, aprobadas con el entusiasta respaldo del PRD y PAN, así como mantener objetivos e instrumentos que por lustros han provocado lo que Francisco Suárez Dávila denomina “estancamiento estabilizador”; bajo crecimiento del producto interno, con relativa estabilidad de precios, es el resultado de esa política, impuesta desde los años ochenta. Por ese conservadurismo es que esa oferta no entusiasma a nadie y la campaña del PRI transcurre entre tumbos y sobresaltos, con una única seguridad: así no hay forma de que salga del tercer lugar.

De Ricardo Anaya hemos escuchado una propuesta importante en materia económica, aunque en realidad deberíamos ubicarla en la política social de corte franciscano. Me refiero a la renta básica generalizada y garantizada, mediante la extensión de la que López Obrador implantó para los adultos mayores en su paso por el gobierno capitalino. Como ideal ético y plan de largo, muy largo, plazo, otorgar a cada persona, por el solo hecho de serlo, la garantía de un ingreso básico para una vida digna suena impecable. El problema es que no se atiende ni el origen de los recursos para tal propósito ni la sustentabilidad de los mismos en el mediano y largo plazos. Por su silencio, deduzco que Anaya está de acuerdo en preservar las reformas económicas que él, su partido y sus aliados, aprobaron en este sexenio.

De López Obrador escuchamos y leemos más de lo mismo. Las promesas de dádivas se multiplican cada día. Extender a nivel nacional y duplicar la pensión para adultos mayores; darla a todos los jóvenes que ni trabajan ni estudian, también a las jefas de familia y las madres solteras. Dar y dar es la receta para hacer realidad la consigna lopezobradorista: primero los pobres. Para el tres veces candidato la fuente de los recursos para financiar al Estado dadivoso es reducir los sueldos de los servidores públicos de mando superior y acabar con la corrupción. Sobre las reformas que tanto criticó, imposible saber lo que el tabasqueño hará de llegar a Los Pinos. A cada auditorio dice lo que quiere oír; lo mismo pasa con humildes campesinos que con encumbrados banqueros.

Para valorar lo que ofrecen y prometen los tres candidatos partamos de una realidad del tamaño de una montaña: no hay en el mundo un menú de modelos económicos a disposición de los gobiernos. La política económica nacional debe moverse dentro de los estrechos márgenes que permiten las instituciones de supervisión internacional (FMI, Banco Mundial, etcétera) y la necesidad de preservar la estabilidad de precios evitando los ciclos inflación-devaluación-crisis. Por eso el debate debe estar en los objetivos y los instrumentos para alcanzarlos.

Creo que el verdadero cambio sería poner por delante el objetivo de ensanchar las clases medias, tanto el número como la calidad de vida de las familias clase medieras. El instrumento para tal fin es la generación de empleos estables con remuneración adecuada. A partir de lo anterior será necesario realinear los demás instrumentos de la política económica para dar sustentabilidad al esfuerzo en el corto y mediano plazos.

Parafraseando a López Obrador: por el bien de todos, más clase media.

Jorge Alcocer

Lee también

Declinaciones

Cartón – Luy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Alert: Content is protected !!