Miedo

¿Qué es el miedo? Según la psicología experimental existen 6 emociones primarias, la alegría, la sorpresa, la ira, la tristeza, el desagrado y el miedo. Estas emociones nacen con nosotros, las traemos ya integradas, son 6 expresiones faciales diferentes, aunque existan muchas más emociones en cuestión de la cultura y el vocabulario con que definamos las emociones, pero estas son las primarias.

¿Y por qué menciono 6 expresiones faciales? Sencillo, observa el rostro de una persona que está triste, una persona que esta alegre, alguien que tenga miedo y te darás cuenta que sus expresiones son distintas.

El miedo es la emoción básica y primaria, ya que se encuentra en todas las culturas, y sentir esa emoción trae grandes consecuencias en el organismo. Ciertamente el miedo es una emoción desagradable, ya que nos hace sentir mal aunque no negativamente ya que sentir emociones siempre puede ser positivo, sea la emoción que sea, depende de nuestros pensamientos y nuestras ideas. El miedo puede traer muchas consecuencias en la vida cotidiana, e intentaré en este artículo, irlas desgranando.

Debemos recordar que el miedo es una emoción pasiva, ya que trata de retirarnos de lo que ocurre, cuando sentimos miedo nos sentimos indefensos y esto hace que nos retiremos. El miedo es una emoción que protege al ser humano, por eso comúnmente decimos que el miedo te paraliza, y sí es verdad, pero también te dispone a correr.

Esto es como el estrés, muchos creen que es malo, pero si tú controlas el estrés, este te puede ayudar a estar alerta en cualquier situación.

No debemos tenerle miedo al miedo porque el miedo, muchas veces es caracterizado como una emoción negativa, siempre nos dicen que hay que evitarlo, que está vinculado con la infelicidad, pero no es así, ya que es una emoción innata y está presente en prácticamente todo.

Muchas veces no logramos entender las emociones, y como lo escribí en el artículo anterior sobre la gente tóxica, que creemos que es algo malo y no es tan malo como lo suponemos, lo mismo sucede con el miedo. Debemos de entender para qué sirve el miedo dentro de nosotros, el miedo sirve para sobrevivir, es un mecanismo adaptativo a un entorno que en ocasiones nos da motivo para tener miedo, aquello para lo cual sirve el miedo tiene que ver con nuestra capacidad para reaccionar rápidamente ante situaciones de peligro, ya que gracias al miedo nos retiramos cuando existe una amenaza. Esta amenaza puede ser para nuestra vida, nuestra autoestima, nuestra seguridad, el miedo es un mecanismo de protección. Cuando vas por la calle y sientes miedo apresuras el paso, ¿cierto?

El miedo es una emoción que reacciona en función de nuestros patrones mentales, nuestras creencias y nuestros pensamientos; por eso el miedo puede ser positivo.

De qué depende que tú tengas miedo al futuro: sencillo, cuáles son tus experiencias en el pasado, que es lo que te inculcaron que hizo que tomaras esas decisiones, o sentir esta emoción en positivo o en negativo.  Yo creo que todas las emociones deberíamos sentirlas en positivo, sea cual fuere la emoción, en lugar de reprimirlas o controlarlas.

El problema que tenemos con cualquier emoción es que nuestras creencias o interpretaciones hacen que sintamos miedo, de forma disfuncional, es decir, lo que ocurre a consecuencia de sentir ese miedo está peor que lo que ocurriría si no lo sintiésemos. Por ejemplo, muchas veces no hacemos lo que deseamos y que es realmente importante en nuestra vida porque tenemos miedo de lo que pueda ocurrir.

El miedo no es un problema en sí, el miedo solo nos obedece de acuerdo a lo que tienes adentro. El problema real que tenemos como seres humanos es ¿qué hacemos con el miedo? El miedo está asociado también a las fobias, existen muchas cosas en la vida a lo que les tenemos miedo; por ejemplo, envejecer, conducir, a la sangre, a las arañas, a las alturas, a la muerte incluso.

El miedo al final es una emoción tan importante que no podríamos vivir sin ella, nuestra felicidad y bienestar depende de las decisiones que tomamos en nuestra vida y de cómo interpretamos lo que ocurre alrededor, somos, cada uno, los responsables de estar bien y de hacer de nuestra vida una experiencia fascinante, única. El miedo te ayuda a regular cuán grandes deben ser nuestros pasos en cada momento, como una especie de madre prudente que nos acompaña toda la vida y hasta nuestro último día. Y esto ocurre cuando gestionamos el miedo de forma funcional, es decir, tenemos algo de miedo hacia algo que realmente pueda suponer un problema para nosotros ahora y aún necesitamos un tiempo de entrenamiento, de analizar bien las cosas o de esperar para poder afrontarlo. El miedo NO puede paralizar a nadie que no quiera ser paralizado.

¿Qué te gustaría hacer realmente y no haces con tu vida? ¿Qué te gustaría vivir y no vives? ¿Cómo te gustaría tu vida? Contesta estas preguntas, y todos los miedos que puedan surgir al responderlas, cuestiónate en qué se basan, en tus creencias, en alguna experiencia que hayas vivido el pasado, etc. Esto es un proceso de gestión emocional y recuerden que para gestionar las emociones, debemos conocer la inteligencia emocional, que es lo que te ayuda a gestionar todas nuestras emociones, incluyendo el miedo, de forma funcional y a entender el miedo de los demás y poder ayudarlos.

El problema puede ser la mejor forma de evitar el miedo disfuncional.

Vive a lo grande, a pesar de los miedos que puedas sentir en tu vida.

No te dejes atemorizar por el miedo, y si alguien quiere manejar tu miedo, primero observa que sea una persona capacitada y si él puede manejar sus miedos de forma funcional, porque mucha gente te puede decir “yo te ayudo” y sale peor el remedio que la enfermedad.

Por eso siempre analícense ustedes mismos. Háganse preguntas de qué es lo que realmente los frena en la vida, busquen algo concreto, cuánta gente no tiene miedo al fracaso, y el miedo es algo que puedes gestionar con tiempo y entrenamiento.

El entrenamiento es capacitarte en las funciones que te sientes limitado, así de sencillo.

Así que, como siempre, si tienes alguna duda o no sabes por dónde comenzar, escríbeme al correo que aparece en la parte superior y con gusto puedo ayudarte.

¡Larga vida, salud y prosperidad!

 

Alberto Tristany Zarauza

altriza@hotmail.com

Lee también

Con alma porteña

¿Tangos? es la próxima presentación que darán la violonchelista Paola Irene Palacios Sierra y el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!