Inicio / A criterio de / El futuro en nuestras manos

El futuro en nuestras manos

Esta semana, los ojos de la industria automotriz han estado puestos en una pequeña empresa ubicada en Vancouver, Canadá: Electra Meccanica Vehicles Co., que fabrica un pequeño automóvil eléctrico de tres ruedas. Según información de Bloomberg, los valores de las acciones de esta compañía han subido 220 por ciento.  En los últimos años hemos visto como varias empresas han llevado a cabo grandes inversiones para fabricar vehículos que ya no consuman gasolina. El reto no ha sido sencillo, ya que hubo que desarrollar la tecnología para que los vehículos pudieran contar con motores y baterías que logren mayores alcances de distancia sin necesidad de recargarse, al igual que tiempos más rápidos de recarga. Otro gran desafío ha sido motivar a los gobiernos para que impulsen políticas que, por un lado, incentiven la investigación y desarrollo de tecnología, así como crear la infraestructura para que existan terminales de carga en distintos puntos de las ciudades. Todo lo anterior, alineado a los objetivos que tienen que ver con la reducción de las emisiones de gases contaminantes al medio ambiente. Lo que parecía muy lejano, ya no lo es y cada vez vamos a ver en las grandes ciudades el uso de estos vehículos. En nuestro país ya se venden algunas marcas de este tipo de automóviles y podemos ver como ya se están instalando los puntos de carga de baterías en diversos lugares. Lo que es una realidad es que las grandes armadoras instaladas en nuestro territorio tendrán que invertir para cambiar las líneas de producción a este tipo de automotores, de ahí la importancia de que exista certidumbre económica para que, a su vez, se sigan manteniendo estos empleos; de lo contrario, este tipo de inversiones se irán a otros países que ofrezcan mayores incentivos y, sobre todo, estabilidad. El ejemplo más claro de como se mueve el mercado lo vivimos en diciembre, cuando Nissan anunció el despido de mil trabajadores de su planta en Aguascalientes, derivado de cambios en los niveles de producción y ventas, mismos que se dieron a raíz de que en Estados Unidos y México la gente está comprando más SUV´s.  A la par de estos cambios en la manufactura, no podemos perder de vista la producción de energías como la eólica o la solar. De nada va a servir que en menos de quince años ya se puedan comprar a un precio accesible estos autos, sino vamos a contar con energía limpia y seguimos dependiendo de la gasolina. Por ello resulta muy importante que las autoridades federales retomen el tema de las subastas de energía y sigan impulsando a este sector, en el cual necesariamente debe existir inversión privada. Ya vivimos el cambio de teléfonos conectados mediante un cable a los nuevos celulares, muy recientemente pasamos de ver la televisión analógicamente a verla de manera digital; en muy pocos años, por lejano que se vea, pasaremos todos a utilizar vehículos eléctricos y, si no, sólo chequen qué están haciendo las grandes marcas como BMW, Volkswagen, Audi, Porsche, Jaguar, Nissan, Volvo, Subaru, Hyundai, Ford o Tesla, quien ya tiene planes de fabricar SUV´s y Pick Up´s. Aquí sí aplica la frase muy trillada de que el futuro está en nuestras manos, esperemos que emprendedores mexicanos, empresas y gobierno hagan suya esta transformación ecológica, aún estamos a tiempo. De lo contrario, el impacto en la economía y la ecología serán difícilmente reversibles.

Lee también

Al médico

Cartón – Luy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!