Es que somos muy pobres - Criterio Hidalgo

Inicio / A criterio de / Es que somos muy pobres

Es que somos muy pobres

Aquí todo va de mal en peor. La semana pasada se murió mi tía Jacinta, y el sábado, cuando ya la habíamos enterrado y comenzaba a bajársenos la tristeza, comenzó a llover como nunca. A mi papá eso le dio coraje, porque toda la cosecha de cebada estaba asoleándose en el solar. Y el aguacero llegó de repente, en grandes olas de agua, sin darnos tiempo ni siquiera a esconder aunque fuera un manojo; lo único que pudimos hacer, todos los de mi casa, fue estarnos arrimados debajo del tejaván, viendo cómo el agua fría que caía del cielo quemaba aquella cebada amarilla tan recién cortada.Y apenas ayer, cuando mi hermana Tacha acababa de cumplir doce años, supimos que la vaca que mi papá le regaló para el día de su santo se la había llevado el río.
Este fragmento del cuento de Juan Rulfo Es que somos muy pobres describe una vida como la de cualquier persona en nuestro estado hoy en día:
Cientos de personas pierden la vida ya sea por accidentes, por delitos, por estar implicadas en el crimen organizado o por ser elegidas candidatas de su partido y no ser del agrado de muchos, ni convenir a sus intereses.
El cambio repentino de clima ha provocado también en algunos lugares del estado la pérdida de cosechas, el cierre temporal de caminos o la quema de lugares en un relleno sanitario, y ha mantenido a Mineral de la Reforma y a Pachuca con un ambiente de desastre ante un ecocidio, incendios provocados para manifestar inconformidades y, con ellos, el riesgo ambiental inminente.
La falta de agua en decenas de colonias, mientas en otras se desperdicia por las constantes fugas.
La gente dispuesta a arriesgar su vida con tal de tener un mejor destino.
La pérdida de cientos de viviendas endebles que poco pueden resistir ante la fuerza de la naturaleza, pero que no pierden la esperanza de estar mejor después de las elecciones y ceden sus bardas, fachadas y propiedades para propaganda política y con la ilusión de ser parte de un cambio necesario y urgente. Cuando Rulfo escribió este relato quizá no imaginó lo cercano que estaba de una realidad latente y dolorosa, en la que miles de hidalguenses y mexicanos se encuentran y lo difícil que es describirlo ante el enojo, el resentimiento y el dolor.
Hoy hace 101 años que nació Juan Rulfo, este destacado escritor mexicano y creador de este cuento que relata la mala suerte de una familia como muchas en Hidalgo y en México, y que veía con resignación pasar su vida llena de tragedias, así como muchos de nosotros la vemos también.
Pero quizá lo más grave es que, además de estar fregados, ahora los mexicanos tienen que escuchar un día si y otro también promesas huecas sin sentido que se multiplican por miles, y ofrecimientos que son producto de la ocurrencia de los candidatos de todos los partidos y que muestran ignorancia de lo que en verdad la gente necesita.,
En los mítines unas veces raquíticos y otros multitudinarios, las gráficas muestran a los asistentes frenéticos por las arengas en contra de quien se deje, pero que al final solo confrontan y generan un ambiente de odio que ya a nadie conviene.
Porque en Hidalgo, como en el resto del país, los candidatos que no saben manejarse en la democracia solo aspiran a obtener un voto a cualquier costo, ya sea dinero, amenaza, odio, conveniencia, pero donde el bien del país y de Hidalgo les vale madres.
Y así lo que Juan Rulfo retrataba hace varias décadas, es un reflejo del poco avance y de la miseria en que estamos sumidos, esperando el milagro de un cambio, aunque ese cambio aún no dé muestras de hacia dónde; o sea, seguiremos fregados.

PALABRAS MÁS, PALABRAS MENOS
Más de candidatos. ¿De verdad creen que somos pendejos cuando ofrecen que ahora sí vamos a mejorar nuestras condiciones de vida?

Lee también

Los teatros del Progreso y Bartolomé de Medina

En 1857, cuando Pachuca experimentaba el más importante crecimiento urbano de su historia debido a …

Un comentarios

  1. Verónica Arellano

    Palabras tan acertadas, evocando al Gran Juan Rulfo!! Mientras tanto nos tienen ahumados, sumidos en una nube de podredumbre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!