Inicio / A criterio de / Hidalguenses talentosos

Hidalguenses talentosos

Un 5 de febrero de 1915 nació en Tulancingo Gabriel Vargas Bernal, caricaturista e historietista creador de la familia Burrón, un icono de la cultura popular mexicana de los años 70 y 80. Su obra, además de llegar a miles de hogares hasta 2009 fue expuesta en museos como el de Florencia en Italia. En 2015 Google le dedicó un doodle por retratar la idiosincrasia del mexicano para conmemorar los cien años de su natalicio.

Paradójicamente, otro 5 de febrero, pero de 1984, Rodolfo Guzmán Huerta, conocido como El Santo, dejó de existir, dos años después de abandonar los cuadriláteros. Huerta, también nacido en Tulancingo, no sólo es un icono de la cultura pop mexicana, es también la representación aspiraciones de muchos mexicanos de las décadas de los 70 y 80. Como el enmascarado de Plata, llegó al cine nacional e en 1952. El Santo se convirtió además en un héroe a la altura de Kalimán, pero real, de carne y hueso, quien ponía en su lugar a los rudos en el ring.

La figura de Guzmán Huerta saltó a las historietas y de acuerdo con crónicas de aquellos años, se vendían miles de ejemplares sobre sus aventuras contras los míticos monstruos que aquejan a la humanidad.

Ahora de culto, el Santo se rodeaba en cada filme de mujeres hermosas y manejaba autos deportivos. La tecnología —futurista y desacertada— nos hacía soñar con el futuro, mientras los dibujos de Vargas Bernal regresaban al pueblo al presente.

De Vargas el ideario social replicó el llamar tepalcuanas al trasero de una persona y otras tantas modificaciones del lenguaje y mexicanismos como lo chipocludo y lo que está de rechupete, lo que está todo mecate. Así hablaba el mexicano de barrio. Hay quien dice que Los Simpsons son una inspiración en la Familia Burrón.

A estos dos hidalguenses que los une una fecha en el espacio-tiempo, se deben sumar Sixto Valencia Burgos, otro historietista, nacido en Tezontepec de Aldama, creador de Memín Pingín, fallecido apenas hace dos años.

El escritor Ricardo Garibay, otro tulancinguence, ha sido un poco recordado de la literatura mexicana. Fundador de la revista Proceso.

En la política vale la pena destacar a Felipe Ángeles, de Zacualtipán, un llamado heroe de la Revolución Mexicana, quien estuvo presente en la decena trágica.

Esos son los hidalguenses que queremos y necesitamos, los que exportan talento y liderazgo, y no aquellos que muestran el lado equivocado, las prácticas anacrónicas y el deseo de poder. Eso queremos exportar.

Lee también

Intentan linchar a presunto ladrón en Tulancingo

La noche del sábado, más de medio centenar de vecinos de la colonia Bellavista de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!