Inicio / A criterio de / La caída del IPC desde el día de la elección presidencial

La caída del IPC desde el día de la elección presidencial

El viernes 29 de junio, cuando concluyeron las actividades de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), el principal índice del mercado bursátil mexicano, finalizó en 47 mil 633.20 puntos, luego de ganar 1.34% respecto a la sesión del día anterior.

El siguiente lunes, 2 de julio, un día después del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial, el IPC cerró en los 46 mil 653.52 puntos, lo que representó una baja del 2.12%.

El IPC empezó a recuperarse paulatinamente. Del 3 al 9 de julio registró cinco sesiones con cierres al alza. El 9 de julio finalizó en 49 mil 235.81 puntos; es decir, 5.54% arriba del nivel en que concluyó la jornada del 2 de julio.

El discurso de López Obrador la noche del 1 de julio y el tono mesurado de sus declaraciones en los días siguientes contribuyeron a calmar a los inversionistas, quienes creyeron ver a un nuevo AMLO después de la elección, muy distinto al candidato opositor que durante casi dos décadas señaló lo que, a su juicio, son todas las fallas del sistema político, económico y social mexicano.

El mercado bursátil se desempeñó con normalidad durante las siguientes semanas, presentando alzas y bajas, pero mostrando una tendencia alcista. Es más, el 27 de agosto el IPC finalizó la sesión en 50 mil 416.27 puntos, su nivel más alto desde el 2 de julio anterior, lo que significó un incremento del 8.07% respecto al cierre registrado al día siguiente de la elección presidencial.

Todo parecía indicar que los inversionistas habían sido tranquilizados por la actitud conciliadora de Andrés Manuel.
Y llegó el 1 de septiembre, día en que Morena asumió el control del Congreso de la Unión y sus legisladores empezaron a anunciar cuáles serían las iniciativas de ley y de reformas constitucionales que presentarían. No todo lo que dijeron fue bien recibido y, del 29 de agosto al 5 de septiembre, se registraron cinco sesiones consecutivas en que el IPC bajó de los 49 mil 653.14 a los 48 mil 595.37 puntos, una caída de 2.13%.

El mercado siguió dando tumbos hasta que, a mediados de octubre, quedó claro que Morena realizaría su consulta en torno a la ubicación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Del miércoles 17 al lunes 29 de octubre, día en que Andrés Manuel anunció que cancelaría las obras, el IPC se desplomó al pasar de los 47 mil 887.95 a los 43 mil 789.13 puntos, una caída del 8.37%. Después de la caída del 29 de octubre, la BMV empezó a recuperarse, y el 7 de noviembre el IPC concluyó en 46 mil 917.40 puntos, o sea, un avance del 6.67%.

La calma parecía estar prevaleciendo nuevamente en el mercado bursátil hasta que, el 8 de octubre, el líder de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, presentó una iniciativa de ley para prohibir a los bancos cobrar comisiones por diversos servicios. Ese día el IPC cayó 5.81% y cerró en los 44 mil 190.25 puntos.

Al día siguiente, después de que AMLO asegurara que durante los primeros tres años de su gobierno no habría cambios a las leyes que regulan la operación de la banca, el IPC ganó 0.17% para concluir en los 44 mil 263.74 puntos.

Pese a la declaración de AMLO, Monreal insistió en que su iniciativa se discutiría y votaría en el Congreso y, por ello, de nuevo se derrumbó el IPC. El lunes 12 perdió 2.15% y ayer 2.05% para cerrar en los 42 mil 421.33 puntos.

En resumen, la cancelación de lo que hubiera sido el nuevo aeropuerto de la Cdmx, la amenaza morenista de legislar las comisiones bancarias, las declaraciones estridentes de legisladores federales y locales lopezobradoristas, además de la turbulencia que afecta a la economía mundial, contribuyeron a que, desde el viernes previo a la elección presidencial hasta ayer, el IPC se desplomara 5 mil 211.87 puntos, 10.94%.

Para la mayoría de los mexicanos no significa nada este desplome. Ya aprenderán cuando se enteren de que las empresas nacionales y extranjeras han optado por no invertir en nuestro país por temor a ser víctimas de alguna decisión del próximo presidente.

Eduardo Ruiz-Healy

Lee también

Una apuesta ante el presidente

Abro una apuesta: ¿cuál será la vigencia de las siguientes frases? En los últimos dos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!