Home / A criterio de / La elección del 2018 en puerta

La elección del 2018 en puerta

Grosso modo, sumando los recursos que los partidos políticos recibirán por gastos electorales, además de las prerrogativas por gasto corriente, los recursos que los partidos recibirán en las entidades donde habrá elecciones locales y los tiempos “oficiales” en medios que los partidos ya no pagan pero que salen de lo correspondiente al gobierno federal –es decir a nuestros impuestos—, la elección del 2018 costará más de 20 mil millones de pesos.
Por si nos costara dimensionar el monto, Hidalgo recibe en 2017 unos 34 mil millones de pesos de presupuesto federal para obra pública, carreteras, escuelas, salarios, hospitales, programas sociales, apoyos al campo y un largo etcétera, etcétera, etcétera. Es decir que los partidos políticos reciben el 60 por ciento de los dineros que sirven para la subsistencia de una entidad federativa.
¿Democracia cara? Yo preguntaría ¿democracia? Y no porque desconfíe de los comicios en sí mismos sino que pese a esas carretadas de dinero que los partidos reciben para supuestamente evitar corrupción e intromisión de la delincuencia organizada, lo primero que se filtra en medios, el primer lodo que los partidos y candidatos se lanzan en una campaña es el de rebase de gastos de campaña, desvío de recursos públicos, corrupción y colusión con delincuencia organizada.
Y por obvias razones, pese a sus promesas cíclicas, los diputados federales y los senadores prometen acabar con el despilfarro, disminuir las aportaciones de recursos públicos a los partidos para utilizarlos en cosas mejores, pero nunca cumplen, quizás porque con esos dineros los partidos políticos se han convertido en un negocio rentable, en empresas familiares que medran con los recursos que las y los mexicanos trabajadores pagamos vía impuestos para que el Estado nos dé servicios, salud, educación, seguridad; pero no, el dinero va a que mantengamos empresas familiares como el Verde o Movimiento Ciudadano, o el Partido del Trabajo, por mencionar algunos.
¿Democracia? Con las limitaciones draconianas de la autoridad electoral para que los ciudadanos de a pie puedan aspirar a representar a sus conciudadanos, esta democracia es limitada y facciosa, favoreciendo una partidocracia que sigue mostrando signos de ineficiencia y corrupción.
Si yo tuviese los medios –no lo haré, no tengo los medios, ni el arraigo, ni un equipo de colaboradores, ni la intención, ni el posicionamiento— me postularía a diputado local con algunas banderas sencillas, pero viables y efectivas.
En primer lugar le tomaría prestado al diputado jalisciense Pedro Kumamoto su propuesta “sin voto no hay dinero” y pelearía porque en Hidalgo fuese efectiva. ¿Se imaginan? Si el presupuesto para ellos es de diez millones de pesos, pero sólo vota el 55 por ciento del padrón, sólo recibirían 5.5 millones de pesos. ¡Ahorraríamos 45 millones de pesos! Los podríamos usar para mejores servicios de salud, para llevar agua potable a más hogares, para rebachear calles.
Promovería una política social que es urgente implementar, porque bajo el principio de que todos tenemos derecho a una vida digna, todos tenemos derechos a gozar de loa recursos que la garantizan, por lo cual propondría en el Congreso acabar con los programas electoreros, paternalistas y asistencialistas para que esos recursos, con los ahorros electorales, se destinaran a otorgar un Renta Básica Universal para los hidalguenses.
Pero eso no será, porque además de la falta de recursos, arraigo, posicionamiento, colaboradores, medios e intención, estoy consciente y reconozco que los candidatos independientes enfrentan a Hidra, la bestia de las mil cabezas que no son sino los partidos, las autoridades electorales, los tribunales electorales, los intereses facciosos y la indiferencia de la ciudadanía.
En fin, que así será la elección del 2018. Esperemos que la democracia nos permita elegir, si no al mejor, al menos sí al menos malo.

Lee también

Se dice…

que quienes son señalados de cobrar cuotas excesivas son los inspectores de la Dirección de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!