Inicio / A criterio de / Lo barato sale caro

Lo barato sale caro

Hace algunas semanas en esta columna comentábamos que en un reciente análisis de riesgos, publicado por el Foro Económico Mundial, una de las principales preocupaciones de los inversionistas en algunos países tiene que ver con los ciberataques.
Esta semana nos enteramos de que la empresa productiva del Estado mexicano Pemex fue víctima del hackeo e incluso se menciona que la persona que llevó a cabo dicho ataque cibernético pide 5 millones de dólares.
A raíz de esto han surgido muchas notas y comentarios que habrá que ir analizando, ya que se habla de que efectivamente se quedaron sin sistema en el área financiera de la empresa pero que no necesariamente pudo ser un hacker.
Parece que alguien insertó físicamente una usb en varios de los equipos para infectar con algún virus todo el sistema, debido a lo anterior se están llevando a cabo las investigaciones en torno a los casos de corrupción en dicha dependencia.
En lo que nos enteramos de lo que realmente pasó, y eso si el gobierno lo da o no a conocer, por lo pronto los propietarios de gasolineras que venden los combustibles de Pemex sí se vieron directamente afectados, ya que no les surtieron el combustible en tiempo y forma.
Se habla de que la empresa no pagó lo que correspondía a las licencias de antivirus, por lo que su sistema quedó expuesto a los ciberataques. Obviamente lo van a negar, pero el tiempo nos dirá realmente qué pasó este último fin de semana.
El problema, independientemente de que ahora fue Pemex, es: ¿Qué se está haciendo desde el gobierno para evitar que esto vuelva a suceder? Ya vimos que el Banco de México y su plataforma de pagos fue también víctima de un ciberataque que sobre todo afectó a bancos como Banorte del que se habla que sí se sustrajeron recursos.
Hace algunas semanas muchos usuarios no pudieron pagar en establecimientos con sus tarjetas debido a que no había sistema de pagos. De igual manera la semana pasada los tarjetahabientes de Oxxo/Banamex no pudieron hacer transferencias ni usar su tarjeta en los Oxxos por varios días y se hablaba también de un posible hackeo a su sistema.
Como podemos ver, estamos frente a un grave problema que requiere una solución y, sobre todo, prevención. Sería muy grave que, en efecto, las empresas del gobierno estén en la mira de los hackers y los ciudadanos tengamos que pagar las consecuencias. Imagínense que ataquen a CFE y nos quedemos sin energía.
O que ataquen el sistema del aeropuerto, las bases de datos del INE o de Salud, los programas sociales o la base de datos de los pasaportes. Será importante conocer la postura del gobierno y esto les servirá para poner más atención al tema, advertidos ya estábamos y pareciera ser que a nadie le importó o que en su defecto no se quisieron invertir los recursos necesarios para proteger los equipos en Pemex.
En nuestro país tenemos un dicho que dice: “Lo barato sale caro” y, en este caso, de demostrarse que no se pagaron los antivirus en este y otros casos de hackeo, le va a salir muy caro al gobierno, y por ende a los ciudadanos mexicanos, estas malas decisiones.

Lee también

UIF investiga a expresidente Fox y a su hijo

  La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda se encuentra investigando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!