Inicio / A criterio de / Los cambios y sus consecuencias

Los cambios y sus consecuencias

Dicen que todo cambio es bueno y a veces hasta necesario, y así se espera cuando se trata de cambio de trabajo, de escuela, de novio/a, de casa, de imagen, de ciudad, de vida. En Hidalgo a partir de esta semana se vive un cambio de Gobierno y como con todos los cambios se espera que esta transición traiga para el estado nuevas oportunidades.
Sin embargo, no todos los cambios han sido benéficos, ya que en toda la estructura gubernamental existe miedo, incertidumbre al no saber qué pasará con todos los empleados del Gobierno que semanas atrás fueron obligados a firmar renuncias anticipando el cambio, ¿y qué pasa con ello?
Las familias hidalguenses que dependen íntegramente de los sueldos de sus servicios en alguna dependencia y que sin más ni más están recibiendo a este nuevo eslogan que dice “Hidalgo, crece contigo”, lo que sienten es zozobra, angustia, desesperanza al saber si continuarán cobrando en las nóminas estatales o recibirán su reconocimiento por haber sido parte de la estructura que llevó al nuevo Gobierno al triunfo pero que ahora simplemente ya no son necesarios.
Por lo pronto, en lo que respecta a la seguridad se han visto incrementados los asaltos en colonias de todo el estado, y con el pretexto de ya no saber si tendrán trabajo o no a partir de este cambio de Gobierno, todos tratan de sacar lo que más pueden del gobierno anterior o aprovecharse de los que todavía perciben algo. En cuestión laboral, hasta agosto de 2016 más de 46,717 personas no tenían empleo, según datos de la SEDECO y los que lo tienen, no perciben más de uno o dos salarios mínimos, suficientes para subsistir según algunos funcionarios federales, claro si es que no tienen hijos, no pagan renta, ni tienen créditos de vivienda, si no comen carne, ni leche ni huevos, si viven cerca de sus empleos y no tiene que utilizar el Tuzobús o cualquier otro medio de transporte, si no tienen internet, teléfono ni cable, en fin, si viven con sus padres y no pagan servicios extras.
El Gobernador Omar Fayad deberá generar un cambio para Hidalgo, en empleos, seguridad, economía, salud, turismo, educación, participación ciudadana, y con ello ser congruente con su eslogan de crecimiento para este estado que espera eso: crecer en todos los ámbitos, y que ya no haya necesidad de buscar oportunidades laborales en estados como Querétaro, Puebla, estado de México o la Ciudad de México, que se erradique la idea de que en Hidalgo los jóvenes profesionistas no tienen oportunidades laborales y que aunque ya se dejó de ser una “Tierra de trabajo”, se permita establecer empresas, que sean fuente de negocios para empresarios locales y foráneos que eleven la productividad estatal.
Que las renuncias firmadas sólo sean trámites tradicionales y que miles de familias hidalguenses no pierdan sus esperanzas en un partido político que ya dio muestras de no estar en la preferencia de la gente, donde la alternancia ya empieza a ser una amenaza para futuras contiendas electorales. Y que en los municipios también se genere un clima de paz social que vuelva a dar confianza a la gente sobre todo en materia de procuración de justicia, seguridad y empleo. No es tarea fácil, nadie dijo que lo fuera, así que a chingarle parejito, todos con valor y huevos,

UN APUNTE FINAL
Mucha chamba le espera al Gobernador Fayad revisando las condiciones de todos los equipos de cómputo de las oficinas, algunos son unas verdaderas reliquias y aún así los trabajadores que firmaron sus renuncias, los hacen funcionar para atender a los ciudadanos.

Lee también

Evo en México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!