Home / A criterio de / Mexico First

Mexico First

“En mi gobierno vamos a producir en México todo lo que consumimos.”
Andrés Manuel López Obrador

El candidato de Juntos Haremos Historia no es el inventor del nacionalismo económico, ni el primer político en buscar el voto a través del rechazo a lo extranjero. Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos con una campaña basada en el lema America First, el cual implicaba un rechazo a los inmigrantes mexicanos y al libre comercio. Como presidente, ha amenazado a las empresas para forzarlas a dejar México y trasladar su producción a Estados Unidos. Él también cree, como López Obrador, en la autosuficiencia.
No son los únicos. Muchos políticos se sienten incómodos ante las importaciones o los inmigrantes. El movimiento del Brexit, el Frente Nacional francés, el socialismo del siglo XXI de Hugo Chávez y Nicolás Maduro son ejemplos de corrientes políticas que han buscado la autosuficiencia.
Un viejo instinto tribal nos lleva a desconfiar del extraño. Esto hacía que en la antigüedad más remota los grupos humanos se enfrentaran de manera violenta al encontrarse. Cuando el tribalismo abrió paso al nacionalismo, pasamos de pleitos a guerras. Las restricciones al comercio internacional y a la inmigración son herederas directas del instinto tribal.
La teoría económica, sin embargo, hace mucho encontró que el nacionalismo económico nos daña a todos. Adam Smith apuntó en el siglo XVIII que cada nación debe especializarse en producir lo que hace mejor y usarlo para comerciar con las demás. David Ricardo concluyó después que, al perseguir “la ventaja individual”, “se estimula la industria, se recompensa el ingenio. y se utilizan de forma más eficaz las facultades particulares concedidas por la naturaleza”; la ventaja comparativa, “al incrementar la masa general de producciones, difunde beneficios generales”. Autores contemporáneos como Matt Ridley y Steven Pinker han mostrado cómo el comercio ha contribuido a construir una mayor prosperidad y a reducir la violencia en el mundo.
Producir en México todo lo que consumimos no es solo un objetivo inalcanzable sino indeseable. Los países no logran la prosperidad por producir todo sino por especializarse en lo que hacen mejor. Una nación que pretende producir todo es Corea del norte, que por eso mismo se encuentra entre las más pobres del mundo. Suiza y Singapur son ejemplos de países que, sin recursos naturales, se encuentran entre los más prósperos del mundo gracias al comercio internacional. En discursos y spots, López Obrador ha recurrido al maíz para explicar por qué México debe producir todo lo que consume. “Estamos importando 14 millones de toneladas de maíz”, señala con alarma, pero omite decir que somos autosuficientes en maíz blanco, de consumo humano, e importamos maíz amarillo que se usa como forraje y materia prima y que ha permitido una mayor y mejor producción de carne, pollo y huevo. Tampoco reconoce que la política del viejo PRI de promover la producción de maíz con precios de garantía encadenó a millones de campesinos de ejidos a la pobreza. En cambio, la producción de aguacates, tomates, hortalizas y bayas (berries) ha estallado y generado prosperidad en muchos lugares del campo mexicano.
La autosuficiencia en la que coinciden López Obrador y Trump solo puede defenderse por ignorancia. El objetivo de la política económica no debe ser la autosuficiencia sino la prosperidad. Mantener la vieja actitud tribal que nos hace pensar en los extranjeros como enemigos en vez de clientes o socios no nos llevará más que a la pobreza.

Temas internacionales
En el debate en Tijuana de este próximo domingo los temas son comercio exterior, inversión y migración. Si bien todos tratarán de mostrarse firmes frente Trump, no son temas que vayan a cambiar de manera significativa las preferencias. AMLO seguirá en primer lugar.

Lee también

Leo Acosta

Cartón – Blancas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!