Inicio / A criterio de / Nos va a cargar el payaso

Nos va a cargar el payaso

Cuantas veces se ha preguntado sobre los cambios tan bruscos de la temperatura y cómo el clima ha enloquecido?

La sequía prolongada y severa o las lluvias torrenciales han encendido las alarmas entre los estudiosos, quienes ven con preocupación que los efectos del cambio climático nos alcanzaron.

Para que todos le vayamos midiendo el agua a los camotes, hay una serie de señales que no solo debería preocupar a los especialistas, sino a toda la población, porque, como decía mi madre, “aquí nos chingamos todos”.

Y es que esa película premonitoria Cuando el destino nos alcance se está convirtiendo en algo tan apegado a la realidad que ya casi nos pisa los talones.

Ejemplos hay muchos a nivel mundial. El deshielo de los polos, los tormentones que mantienen a Venecia inundada, los incendios en el sureste de México y en estados fronterizos con la Unión Americana son solo una pequeña muestra de lo que nos espera si no hacemos algo por mejorar nuestro medio ambiente, que es de todos.

En Hidalgo, también se cuecen habas y la situación ya debería de preocuparnos a todos.

Sin tratar de ser alarmistas, vayamos revisando algunos de los signos de alarma que nos están mostrando que esto se puede poner de la chingada si no nos ponemos las pilas.

Según los especialistas, son solo dos los indicadores de que algo no anda bien: uno de ellos es la temperatura que en los últimos años ha aumentado de forma alarmante.

En 2018, Huejutla fue el municipio que registró la temperatura más alta: casi 50 grados; curiosamente, este 2019 no fue Huejutla el municipio con el mayor registro de altas temperaturas, sino que ahora fue Meztitlán, con casi 50 grados, lo que significa que la ola de calor se está desplazando hacia el sur, donde las temperaturas no eran tan altas y, al paso que vamos, se cumplirá el pronóstico de un aumento de 1.2 grados para el 2020, situación que podría ser catastrófica.

El otro indicador de impacto por el cambio climático es el nivel de lluvias y, si hacemos un recuento, en este 2019 las lluvias han sido escasas, a tal grado que en algunas regiones la sequía esta afectando a los cultivos.

O sea que ese cambio climático del que muchos hablan, pero que pocos entendemos a ciencia cierta, es, nada más y nada menos, que los gases del efecto invernadero que generan principalmente las industrias; además de contaminarnos, nos están afectando en la producción de alimentos porque no llueve y, con el aumento de la temperatura, la sequía destruye los cultivos. Para acabar pronto, estamos fregados.

Permítame compartirle algunos datos más, o, como se dice vulgarmente, ahí le va, la buena y la mala noticia.

La mala es que México ocupa el decimotercer lugar a nivel mundial como uno de los países mas contaminantes del mundo e Hidalgo no se queda atrás, ya que aporta anualmente 32 millones de toneladas de gases de efecto invernadero que son producto, principalmente, de las industrias.

En Hidalgo, cada persona genera 10 toneladas de emisiones contaminantes; mientras, en el país, el promedio por persona es de 5 toneladas; es decir, CONTAMINAMOS EL DOBLE QUE EL RESTO DE LA POBLACIÓN EN MÉXICO.

La buena es que las autoridades ya se pusieron las pilas y están tomando medidas drásticas para mitigar y revertir los efectos del cambio climático.

La megamala es que la difusión de estas acciones deja mucho que desear, así que hoy quiero hacerles una pregunta: ¿Saben ustedes de las acciones que ha puesto en marcha el gobierno de Hidalgo para enfrentar el cambio climático?

Espero su respuesta en Facebook.

Lee también

De la desubicación de un Nobel

En 1990, el escritor Mario Vargas Llosa, quien fracasó rotundamente como político, definió al sistema …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!