Inicio / A criterio de / Pebetina

Pebetina

Pebetina se llamaba aquella chica que vivía en la hermosa ciudad de Buenos Aires. Cierto día fue a confesarse. “Acúsome, padre, de que voy a casarme con un divorciado”. Le dijo el confesor: “Respeto la decisión que ha tomado usted, hija. Pero antes medítela”. Contestó Pebetina: “Ya me la medí, padre, y la sentí muy bien”. Dos mujeres jóvenes hacían un viaje en autobús. No advirtieron que en el asiento de atrás iba dormitando un borrachín. Le preguntó una a la otra: “¿Tú las darías por 3 mil pesos? Me refiero a tus muchas cualidades”. “Sí las daría” -replicó la otra. “¿Y por 2 mil?”. “Quizá también”. “¿Y por mil?”. “A lo mejor”. Intervino en eso el borrachín: “Cuando lleguen a los 200 pesos me despiertan.

López Obrador está todavía en posibilidad de recobrar la confianza que ha perdido entre los inversionistas nacionales y extranjeros, y al mismo tiempo salvar la cara ante sus partidarios. Eso no lo conseguirá enviando a personeros suyos a hablar con los representantes del capital. La confianza se gana con hechos, no con palabras. Y los hechos positivos están muy a su alcance. Hay inversionistas dispuestos a terminar de construir el aeropuerto de Texcoco sin que el Gobierno deba comprometer un solo peso en esa obra, cuya cancelación, dicho sea de paso, costaría más que su terminación. ¿Que los particulares obtendrán de ella beneficios? Que los obtengan. Tienen derecho a una ganancia, y de su provecho derivarán beneficios para mucha gente. El anuncio de la cancelación del nuevo aeropuerto está perjudicando gravemente a la imagen no sólo de López Obrador, sino de México. AMLO puede paliar el daño haciendo que los empresarios interesados sigan adelante con ese proyecto sin costo para la Nación. No hacer eso equivale a poner de manifiesto una obsesión personal en contra de la obra de Texcoco, y mostrar un talante autoritario, por no decir despótico.

Propiciar la continuación de la obra, en cambio, daría idea de un gobernante dispuesto a oír todas las voces-especialmente la de la razón-, en vez de confrontarse con grupos importantes de la población aun antes de empezar su gobierno Los comisionados que AMLO designó para hablar con los representantes de la iniciativa privada, y tranquilizarlos, cumplirían mejor su responsabilidad con México si hablarán más bien con López Obrador y lo tranquilizaran.

“Quiero que me haga la castración”. El cirujano del hospital quedó asombrado cuando el señor Venancio le hizo esa peregrina petición. “¿Cómo es eso?” -le preguntó admirado. Explicó don Venancio con su particular ceceo: “El doctor de mi pueblo me dijo que necesito que me hagan la castración, y yo tengo absoluta confianza en su criterio”.

“Pero, señor Venancio -le indicó el facultativo-, lo que usted me pide es algo sumamente delicado. Tendría yo que someterlo a una serie de exámenes a fin de ver si procede esa intervención tan drástica”. “Nada, nada -replicó el señor Venancio, terco-. Hágame usted la castración”. Ante la insistencia del paciente el facultativo pensó que debía confiar en la opinión de su colega. Además su esposa le estaba pidiendo que le cambiara el coche por otro de modelo más reciente. Procedió entonces a hacer la dicha castración. Acabada que fue la intervención le preguntó en su cuarto a don Venancio cómo se sentía. Respondió el señor: “Siento como si me hubieran quitado un enorme peso de encima. De abajo en este caso”. Dijo el cirujano: “Estaré pendiente de usted para ver cómo evoluciona lo de su castración. Y ahora discúlpeme. Debo regresar al quirófano a hacer una circuncisión”. “¡Coño! -exclamó don Venancio consternado-. ¡Ésa era la palabreja!”. FIN.

Catón

Lee también

La otra vía ambientalista

Hablar de ambientalismo el día de hoy, es hablar de posturas diversas y complejas en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!