Inicio / A criterio de / Ruptura en lo que queda del PRI; ¿habrá desbandada?

Ruptura en lo que queda del PRI; ¿habrá desbandada?

Lo dicho: al PRI no se le da la democracia; siempre que intentan practicarla terminan divididos, fracturados, confrontados. Ayer (miércoles), el viejo partido sufrió una nueva ruptura con la renuncia de José Narro Robles, quien dejó su militancia de más de cuatro décadas y abandonó también la contienda interna de dirigente nacional. El exrector de la UNAM y exsecretario de Salud calificó el proceso priista como un “acto de simulación” y una elección manchada por un “padrón alterado”, además de afirmar que “ya hay un candidato favorito” al que, dijo, apoyan indebidamente el exjefe político del priismo, Enrique Peña Nieto, y el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La renuncia de Narro sacudió al partido, cuya dirigente, Claudia Ruiz Massieu, ayer lamentó su decisión y se encerró durante varias horas en “reuniones de emergencia” con su equipo del CEN para emitir por la tarde un comunicado, donde aclaraban que el proceso de renovación de su dirigencia seguirá con el compromiso de “equidad, neutralidad e imparcialidad”. Señaló que la dirigencia nacional solo acata el mandato del Consejo Político Nacional y, sin referirse a la grave denuncia de Narro Robles sobre la existencia de 700 mil nuevas afiliaciones al padrón, promovidas recientemente por grupos afines al candidato Alejandro Moreno Cárdenas, el comunicado priista solo señaló que el padrón que se va a utilizar en esta contienda es el que les remita el INE “verificado, actualizado y depurado”.

Hasta el cierre de esta columna sólo una renuncia más siguió a la de Narro y se trató de la exsenadora priista y periodista Beatriz Pagés Rebollar, mientras que el exdirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, lamentó en Twitter la renuncia de Narro y descalificó la confiabilidad de la elección al asegurar que: “no acudiré a votar el 11 de agosto, con ese padrón irregular del que habla la convocatoria”.

Otros priistas de la cúpula descalificaron también lo que consideraron “la farsa y el fraude” de la elección interna y acusaron a Ruiz Massieu de no cumplir los acuerdos, al haber permitido que el padrón de 6.3 millones de militantes, validado al cierre del 23 de enero de este año, fuera adicionado con 700 mil registros más de militantes “afiliados al vapor”. “El CEN del PRI debe rectificar de inmediato, dejando fuera las 700 mil afiliaciones”, acusó Ulises Ruiz, precandidato también en la elección priista, mientras que la única mujer aspirante, Ivonne Ortega, dijo: “coincido y suscribo todas las razones del doctor Narro”, aunque pidió “no rendirnos porque no puede ganar la cúpula”.

Veremos cómo termina la elección interna del PRI, para la que este sábado acudirán a registrarse los candidatos que decidan participar aún en estas condiciones, y si hay nuevas renuncias o algún efecto de desbandada, o simplemente se trata de una ruptura a título personal del exrector de la UNAM. Como sea, el proceso priista queda tocado y será observado con lupa por un electorado que hace rato le dio la espalda al PRI y también por un sector de la militancia que vuelve a ver cómo su partido está secuestrado por las cúpulas que se resisten a soltar el cadáver del partido que alguna vez fuera todopoderoso y gobernara este país por más de 70 años ininterrumpidos.

Lee también

De la cleptocracia a la narcocracia

Al parecer, con la detención de Genaro García Luna, se prueba que durante los últimos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!