Home / A criterio de / Sepultura para dictaduras

Sepultura para dictaduras

Simples coincidencias centenarias históricas: dos dictaduras sucumbieron a causa del autoritarismo y la pobreza; la corrupción, la impunidad y el reclamo popular.
En 1910 el Partido Nacional Antirreeleccionista triunfó con Francisco I. Madero para derrocar a la treintañera dictadura de Porfirio Díaz. Transcurrieron más de cien años para que el naciente Movimiento Regeneración Nacional -Morena-, creado en 2014 por Andrés Manuel López Obrador, realizara una proeza semejante a la maderista al derrotar este 1 de julio al nonagenario priismo enquistado en el gobierno y de paso eliminar del panorama electoral a otros partidos y enviarlos a la fosa común.
En esos cien años, políticos avezados y mañosos; vividores de la política y legiones de aprendices que medraron a costa de ciudadanos incautos y del erario público cayeron en cárcavas anónimas. Durante un siglo decenas de partidos políticos, con mediana o efímera existencia, colman ya el osario político nacional.
En esa sepultura genérica han sido arrojados centenas de individuos y de agrupaciones ambiciosas de poder público. Los nombres de quienes hicieron de la política un deshonesto modo de vivir han sido borrados por el tiempo. Su recuerdo no existe.
Solamente lambiscones posrevolucionarios mencionan a Plutarco Elías Calles, padre del nonagenario Partido Revolucionario Institucional, en las decadentes conmemoraciones de 1910.

PARTIDOS A LA FOSA COMÚN
La memoria política debe nutrirse de los ejemplos antiguos. Por eso es valedera la mención de los ancestros de los políticos actuales.
Transcribimos una menguada lista de partidos:
Partido Liberal Mexicano —pilar de las reelecciones del general Porfirio Díaz—, Partido Nacional Antirreeleccionista, que encumbró en el gobierno a Francisco I. Madero.
En la época revolucionaria y posterior aparecieron y murieron:
Partido Progresista, Partido Liberal Constitucionalista, Partido Comunista Mexicano, Partido Laborista Mexicano, Partido Nacional Revolucionario —abuelo del PRI—, Partido de la Revolución Mexicana —papá del PRI—, Partido Revolucionario de Unificación Nacional, Partido Acción Nacional (PAN).
Para facilitar la identificación de algunos grupos surgidos en las sucesivas décadas de 1940 anotamos siglas:
Federación de Partidos del Pueblo Mexicano (FPPM), Partido Popular Socialista (PPS), Partido Nacionalista Mexicano (PNM), Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), Partido Demócrata Mexicano (PDM).
Partido Socialista de los Trabajadores (PST), Partido Social Demócrata (PSD), Partido Socialista Unificado de México (PSUM), Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (PFCRN), Partido Mexicano Socialista (PMS), Convergencia —actual Movimiento Ciudadano— (MC), Partido Nueva Alianza (PNA), Partido Encuentro Social (PES), Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

LA RECURRENTE CATARSIS
Aunque estén en la orilla de la sepultura es menester mencionar al Partido de la Revolución Democrática (PRD) y al ruinoso Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyos dirigentes, ante la aplastante derrota tragada en las elecciones para renovar los poderes de la Unión, recurren ya a la manida catarsis para consolarse y ver la posibilidad de superar quién sabe en cuántos años al ciclón llamado Morena.

ADIÓS, PARA SIEMPRE ADIÓS
En virtud de que con este comentario no se trata de hacer leña del árbol caído, dado que el PRI y los partidos Nueva Alianza —Panal— y Encuentro Social —PES— son como dice la canción, “pobre leña de pirú que no sirve ni pa ´arder, preferimos decirles adiós en varios idiomas:
¡Adiós, para siempre adiós!; en italiano: Arrivederci; en francés: Au revoir; en chino: Zái jián; en japonés: Sayonara; en alemán: Auf Wiedersehen; en inglés: Good bye; en otomí: Maje; en náhuatl, Timotan o Aneh.

Lee también

Bolas

Cartón – Camacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.