Inicio / A criterio de / Templo Mayor

Templo Mayor

DA LA IMPRESIÓN de que Andrés Manuel López Obrador quiere acabar con el huachicoleo para apagar los incendios… ¡con gasolina! Porque lejos de atemperar los ánimos -los suyos y los de sus adversarios- el Presidente parece decidido a seguir atizándole al conflicto como estrategia política.

O ES ESO o ya le están pegando las desmañanadas, pues ayer volvió a la carga por las críticas y reclamos de haber llamado «mezquinos» y «neofascistas» a quienes le exigen aclarar el accidente que provocó la muerte de Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle.

PARA «arreglar» las cosas, el Presidente dijo que no debió utilizar la palabra «mezquinos», sino más bien… ¡canallas! Bienvenidos a la república amorosa.

***

POR CIERTO que uno de los aspectos más interesantes del actual conflicto entre el Presidente y sus adversarios es la batalla en las redes sociales.

ESTA VEZ a los estrategas digitales de AMLO les está costando trabajo contrarrestar las campañas de ataque. Acostumbrados a ser ellos los que dominaban la conversación -y la animadversión- en las redes sociales, ahora los lopezobradoristas han estado en un predicamento por el posicionamiento de hashtags en contra del tabasqueño… haiga sido con bots o como haiga sido.

POR UN LADO sería interesante saber quién está pagando esas campañas virtuales, pero al mismo tiempo sería bueno que alguien le recordara al nuevo gobierno que el país va más allá de internet.

***

AUNQUE tratan de guardar la compostura, se sabe que entre los panistas ya hay jaloneos por saber quién será su candidato o candidata a la gubernatura de Puebla.

EN ESTE MOMENTO dos nombres son los que más suenan: Luis Banck y Eduardo Rivera. El primero es, por rebote, el heredero del morenovallismo, pues fue colaborador cercano tanto de Rafael Moreno Valle, como de la propia Martha Érika Alonso.

NO EN BALDE, Banck fue el único orador en la ceremonia luctuosa. Y esa identificación con el grupo que dominó Puebla en los últimos años, paradójicamente, podría ser su debilidad ya que en el PAN prefieren a uno de los suyos.

Y AHÍ es donde entraría Rivera, el ex alcalde poblano que padeció la persecución de Moreno Valle, con todo y que ambos eran del mismo partido. Dicen que su postulación significaría un cambio de rumbo y no más de lo mismo.

CLARO QUE, en todo esto, falta ver si la dirigencia nacional panista que encabeza Marko Cortés tiene la suficiente autoridad para decidir al candidato… o si se atraganta con el camote poblano.

Lee también

Sobrepoblación carcelaria

Cartón – Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!