Templo Mayor - Criterio Hidalgo

Inicio / A criterio de / Templo Mayor

Templo Mayor

ZZZ… zzz… zzz… ¡Ah, perdón! ¿Ya acabó el debate entre los aspirantes al gobierno de la Ciudad de México? Si alguien ganó anoche, fueron quienes padecen insomnio, porque aquello estuvo de bostezo.

PARA VARIAR, el formato elegido por el Instituto Electoral de la CDMX no permitió que hubiera un auténtico debate, sino siete monólogos fragmentados. Eso de la “bolsa de tiempo” –en la que cada quien administra como quiere sus cuatro minutos– habría funcionado si los candidatos hubieran podido interrumpirse unos a otros, rebatirse, repreguntarse y hasta burlarse.

PERO NO, no fue así. Aunque Javier Solórzano lució tablas haciendo preguntas, el formato le daba más el papel de agente de tránsito que de moderador. A Claudia Sheinbaum se le vio confiada en ir montada en la ola lopezobradorista. No lució, pero no se complicó. Alejandra Barrales iba muy en su papel, concentrada en las propuestas y capoteando los ataques.

EL PRIISTA Mikel Arriola siguió con su estrategia de tratar de pegarle a ambas, labor en la que casualmente colaboraron Mariana Boy, del Partido Verde; y Purificación Carpinteyro, de Nueva Alianza.

SIN DUDA, mención aparte merece Marco Rascón, que mostró su don de la palabra y hasta se dio el lujo de cerrar leyendo un poema. Y Lorena Osornio, pues, ya puede presumir que estuvo ahí.

• • •

DE CARA a su propio debate del domingo, los candidatos presidenciales ya están metidos de lleno en la preparación. José Antonio Meade, como buen matadito, limpió drásticamente su agenda para concentrarse en estudiar a sus contrincantes, en tanto que Ricardo Anaya redujo sus actividades públicas. POR EL lado de Andrés Manuel López Obrador, los entrenamientos serán hasta el fin de semana. Y Margarita Zavala ha estado realizando simulacros en los que su hermano Juan Ignacio funge como AMLO; Fausto Barajas, un calderonista de hueso colorado, representa a Meade; y Demián Sánchez, quien dice que habla perfectamente inglés, representa a Ricardo Anaya. ¿Y de “El Bronco”? No, pues, de Jaime Rodríguez no encontraron imitador. ¡Ni que fuera tan difícil, raza!

• • •

CUENTAN que en el gobierno federal nomás no les salen las cuentas con la violencia en Guerrero, pues por más que hacen, por más elementos que envían y por más programas que aplican, la cosa nomás no mejora. EN ESTE análisis, afirman, el gobernador Héctor Astudillo no ata ni desata, y mucho menos logra resolver el problema. De ahí que en las altas esferas comienzan a preguntarse si el tema, en realidad, no solo es policiaco, sino que también necesita un ajuste en lo político. ¡Sopas!

Lee también

Los teatros del Progreso y Bartolomé de Medina

En 1857, cuando Pachuca experimentaba el más importante crecimiento urbano de su historia debido a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!