Inicio / A criterio de / Vademécum

Vademécum

Para las Brujas de mi Vida.

1) ¿Qué puede hacer un poeta sin amor, sin poesía? Lo necesita tanto como respirar, y ya se sabe que para mí la palabra es la muestra tangible de que el sentimiento existe, la más clara muestra de que vale la pena intentarlo, la fuerza de la frase que dice: el que no arriesga no gana. Después de tanto andar, de tanta desdicha, de tanta soledad enfermiza hube de poner los pies en la tierra para sentir la cabeza sobre mis hombros y poner manos a la obra. Y aquí me tienen, sangrando de una rima, esbozando con coraje el sentir en estas páginas, regresando de la tumba, aceitando los engranes de esta máquina Olivetti, tuerto entre nostalgias, conejillo de indias de hechizos y alquimias, desempolvando las ventanas, listo para mi segunda vida. Así me presento en este diario, transparente, con el arte recorriendo las muñecas, palmas, dedos, dispuesto a llegar al lector de la forma más inesperada.

2) Bruja: eres la mujer que vio en mí, cosas que nadie más había visto, otras mujeres vieron lo que querían ver y ese no soy yo. Pero tú viste mi esencia, tú miraste por debajo de la solapa y te abrazaste como las olas al mar, tú viste bondad donde otros vieron inseguridad, tú viste en mis letras el sentimiento que se desprende cuando escribo mientras otras miraban hacia otro polo, tú viste mi labor de padre, mi modo de sentir cuando leo, y fuiste más allá de la boca que pronuncia te amo.
Por eso sería un torpe si te dejara ir, porque nadie, absolutamente nadie quiso verme por el resto de mi días. Te debo tanto como tantas veces sea posible, eres y serás siempre la mujer con quien deseo estar, y habré de recordártelo con cada uno de mis actos. Valet Valde, eres una mujer increíble y estoy seguro que nadie podrá ver en ti ese paraíso que inspira tu hermosa figura, ningún hombre a tu lado llegaría tan lejos, –lo sé, es mi ego al mil hablando– eres una persona mirífica, debes saberlo, como también debes saber que nadie podrá entender tu mirada sempiterna cuando ríes con esa fuerza que deshiela los témpanos más inconmensurables. Nada se compara a esa ternura que enmarcan tus cejas, –siempre despeinadas– eres la mujer más afable, la que más admiro por llevar a tus espaldas la problemática de este sentimiento. Defendiendo a capa y espada lo que sentimos, estamos en tus manos, llévanos a buen puerto, donde seamos felices de una vez por todas, hazlo y nunca dejaremos de ser de ambos.
Bruja, Vademécum.

3) Un poema de mi próximo libro, se intitula “Señorita”. Pero por qué ahora que la piel se vuelve fino manto de arrugas y máculas/ ahora que la calma se ahínca y la soledad me sabe a tinto y flores/ por qué precisamente ahora que el corazón navega en aguas bonancibles/ Llegas para chocar con tren descarrilado/ en reversa y de costado/ con la frase exacta para romper la poesía, para denotarla/ Justo ahora que en mi cuerpo no entraban los planes, los planos musculares/ y cuando estoy a punto de decir que paso/ que no, que de ninguna forma/ que alejes tu actuación y drama de mi teatro/ tú te me adelantas y esbozas un corazón en acetato.

4) La noche que te besé me di cuenta que mis labios habían vivido en un desierto, los convertiste en un hogar del cual se puede libar, y en una extraña enredadera de polen, te quedaste a vivir sostenida de la gota perfumada de oasis y cisternas. Aprendiste a nadar en ella, a moverte como pez espada, y al cabo de un eclipse en primavera recorriste tu lengua entre mis dientes. Tejiste telarañas de mis besos, y las grietas que partían nuestros labios, sanaron convirtiéndolos en bocas, bocas dulces y saladas que jugaban a morderse en madrugadas. Te mudaste en mí, vives para siempre en este tacto, desprendiste las arrugas y las dudas, para jugar desnuda en la antesala de mi teatro, ahora llevamos 200 madrugadas dedicadas a escupir en los bostezos, cargamos la verdad a las espaldas, nos bañamos en la hoguera del deseo, para nunca más sentirnos secos.

5) Escriban sus comentarios, críticas y más críticas y nada de elogios a:
[email protected]

Lee también

México y el destino de Trump

Siempre controversial y arriesgado, gran negociador y empresario, hoy está mostrándole al mundo que sabe …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!