Catón


Un hombre llamado Ling

El telón de esta columnejilla se levanta hoy con un chiste cuyo sentido no capté. Helo aquí. Los marinos de un barco trataban muy mal al cocinero, un hombre llamado Ling. Lo hacían objeto de burlas y toda suerte de indebidos tratos. Cierto día, arrepentidos por su conducta, le pidieron disculpas y le prometieron que en adelante se portarían bien con él. “Gracias -les dijo el cocinero-. En adelante Ling les meneará su té con una cucharita”. “¿Con una cucharita? …

Leer más

Cosas más importantes que el dinero

En el baño del restorán un señor de edad madura -lo conocemos ya con el nombre de don Algón- se oprimía con ambas manos el bajo vientre al tiempo que apretaba las piernas y saltaba de un lado a otro del baño. Al hacer eso repetía entre dientes con tono rencoroso: “¡Ahora me toca a mí, cabrona! ¡Ahora me toca a mí!”. En ese momento entró otro cliente. Vio al añoso caballero haciendo tan extravagantes movimientos y escuchó su insistente …

Leer más

Día del maestro

La trabajadora social habló con don Pitongo. “Entiendo -le dijo-, que es usted padre de 15 hijos, y que su esposa espera otro. ¿No le parece que ya son demasiados?”. “Qué quiere usted, señorita -suspiró el prolífi co señor-. Dios me ha mandado esa lluvia de hijos”. Le sugirió la muchacha: “Pues cuando esté con su señora póngase impermeable”. La madre de doña Burcelaga enfermó. Ella fue a la ciudad donde vivía la señora y estuvo cuidándola dos meses. Cuando …

Leer más

Oscar Wilde

Oscar Wilde, hombre de genio e ingenio, amante de los volatines intelectuales y de las paradojas, es autor de una singular teoría: no es el arte el que copia a la naturaleza; es la naturaleza la que copia al arte. En una conferencia el escritor dijo con toda seriedad a su perplejo público que jamás se habían visto en Inglaterra crepúsculos hermosos hasta que Turner pintó los suyos y la naturaleza comenzó a imitarlos. En esa misma línea de razonamiento …

Leer más

Los cimientos

Lo siento, Libidiano -le dijo la muchacha al cachondo galán que le pedía ir a la cama con él-. Me prometí a mí misma que nada me entrará antes que el anillo de matrimonio”. Pirulina, la muchacha más ligera del pueblo, no profesaba ninguna religión. Un día, sin embargo, sintió que la luz de la fe le iluminaba el alma. Fue con el padre Arsilio y le pidió que la recibiera en la asamblea de los fieles. Le dijo con …

Leer más

“¿Qué tal la vida aquí?

Un ventrílocuo de teatro iba en su automóvil por la carretera y el vehículo tuvo una descompostura grave. Llamó por celular a una ciudad cercana y pidió una grúa. Cerca vio a un ranchero, y mientras llegaba la ayuda entabló conversación con él. “¿Qué tal la vida aquí?” -le preguntó. “Muy aburrida -respondió el sujeto-. No tiene uno con quién platicar’’. Al ventrílocuo se le ocurrió una idea para divertirse. Le dijo al campesino: “¿Por qué no platicas con tus …

Leer más

En el rancho

Lorenzo Rafáil y María Candelaria se casaron en el rancho. La noche de las bodas él vio los pies de su flamante mujercita y le preguntó, asombrado: “Oiga usté, María Calaya: ¿por qué tiene los dedos de los pies tan abiertos y separados?”. “Pos no sé, Lorenzo Rafáil -respondió ella, apenada-. Será por andar en el lodo todo el tiempo”. A la mañana siguiente el mocetón le dijo con recelo a la muchacha: “Oiga, María Calaya: quiero hacerli otra pregunta”. …

Leer más

Día de las Madres

Hoy por ser Día de las Madres se las cantamos aquí! Felicidades a todas las mamás de México, a las que van a serlo y a las incontables mujeres que sin ser madres dan amor igual que si lo fueran: las que son como mamás para un padre o una madre, para un hermano, un sobrino, un pequeño animal; las maestras que son madres de los niños a quienes educan; las apostólicas mujeres que cuidan enfermos, ancianos o incapacitados como …

Leer más

¿Una cachetadita?

Sor Bette le comentó al jardinero del convento: “Tengo el cuerpo cortado”. El hombre, que conocía la inocencia de las monjitas, la tranquilizó. Le dijo: “Son las pompas, madre”. Don Cornulio llegó a su casa antes de lo esperado y sorprendió a su esposa encamada con un desconocido. “¡Bribona! -le gritó furioso-. ¡Mala mujer! ¡Hetaira! ¡Meretriz!”. “¡Ay, Cornulio! -se quejó la señora-. ¡Tú llenándome de injurias y yo aquí entrenando para darte un mejor servicio!”. El hijo mayor de don …

Leer más

Marchas prematuras

Don Chinguetas llegó tarde a su casa, se acostó al lado de su esposa y se acercó a ella con intenciones claramente eróticas. Doña Macalota lo detuvo. “Hoy no -le dijo-. Me duele la cabeza”. “¡Carajo! -exclamó don Chinguetas con disgusto-. ¿Pues qué les pasa esta noche a todas?”. Himenia Camafría, madura señorita soltera, iba por una calle apartada cuando le salió al paso un asaltante joven y de no mal ver que la amenazó con una navaja y le …

Leer más


error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!