Catón archivos - Criterio Hidalgo

Catón


Espinela

¿Sabes tú, sobrino, lo que es una espinela? Yo sí lo sé. Y no me digas que ése es uno más de los muchos inútiles saberes que tu tío Felipe, o sea yo, guarda como si atesorara un cofre de guijarros. Con el tiempo sabrás que no hay saber inútil. Espinela es lo mismo que décima: una composición literaria de diez versos ordenados según determinadas reglas de consonancia y métrica. Tiene el mismo rigor casi del soneto. La décima se …

Leer más

Lugares comunes

Don Chinguetas, marido casquivano, iba del brazo de su esposa por el centro comercial. En eso pasó una despampanante morenaza de anatomía mejor que la de Testut y airoso andar también mejor que el del famoso anatomista bordelés. Al cruzarse con don Chinguetas la sinuosa mujer le clavó una mirada asesina y le dijo con ominoso acento: “Espero hoy mismo tu llamada”. Doña Macalota, furiosa, interrogó a su cónyuge en términos airados: “¿Quién es esa mujer?”. Repuso don Chinguetas: “No …

Leer más

¿Quién es este hombre?

”¿Quién es este hombre?”. Tal pregunta le hizo lord Feebledick a su esposa, lady Loosebloomers, cuando al regresar de la carrera de Ascot la sorprendió en el lecho conyugal en brazos de un desconocido. Respondió ella: “No sé quién es. No hemos sido presentados”. En eso entró en la alcoba el mayordomo de la casa. Le llevaba a su señor el té y el London Times. “Ahora no, James -le dijo Feebledick-. Como ves, no es el mejor momento”. Hizo …

Leer más

El Charro

Si alguno de mis cuatro lectores visita la antigua casa de Saltillo donde está Radio Concierto, la emisora de música clásica que junto con mi familia he sostenido por ya más de dos décadas -¡milagro!-, verá un muy amplio cuarto donde hay un piano vertical y una radiola Seeburg de los años cincuenta que toca lo mismo “Amor perdido” en la interpretación de Maria Luisa Landín que “Para Elisa”, de Beethoven, en la interpretación de Rubinstein. Ahí verá también una …

Leer más

Semejanzas

Entre las almas y entre las rosas hay semejanzas maravillosas”. Así dice la letra de una bella canción cuya música hizo Ricardo Palmerín. En igual forma, entre otras cosas hay semejanzas harto curiosas. Terminar el aeropuerto de Texcoco es comparable a llevar la gasolina a través de ductos. En cambio transportar el combustible en pipas se puede equiparar a convertir el campo militar de Santa Lucía en el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Lo de Texcoco y los …

Leer más

Primera Dama

Lord Feebledick sorprendió a su mujer, lady Loosebloomers, en coición adulterina con Wellh Ung, el toroso mancebo encargado de la cría de faisanes. Sin perder su flema británica milord le preguntó a la pecatriz: “¿Por qué haces esto, esposa?”. Respondió milady: “Por dinero”. “¿Cómo por dinero?” -se escandalizó lord Feebledick perdiendo su flema británica. “Sí -confirmó lady Loosebloomers-. Le tengo que pagar”. En mi católica niñez me vi obligado a leer publicaciones religiosas que por fortuna no me causaron daño …

Leer más

Ajedrez

Este hombre tiene una sola razón para vivir: el ajedrez. Ni mujeres, ni dinero o Dios, las tres grandes locuras de los hombres. Ajedrez. Pasión voraz inspiran los trebejos, que así se llaman las piezas de ese abstruso y arduo juego más difícil aún que el de la vida. ¿Cuántos ajedrecistas habrán extraviado la razón en el laberinto del tablero? Pongamos uno en la primera casilla; dos en la segunda; cuatro en la tercera; ocho en la cuarta, y así …

Leer más

El fin y el medio

A veces lo que sucede en Las Vegas no se queda en Las Vegas. Don Algón asistió a la XIII Convención de Convencionistas. La noche de su llegada se puso una pítima de órdago. Traducido al idioma mexicano eso quiere decir una peda de poca madre. Al día siguiente despertó en un cuarto de motel de mala muerte. A su lado roncaba una mujer espantosamente fea. El salaz ejecutivo saltó muy asustado de la cama, se vistió sin hacer ruido …

Leer más

Don Augurio

Don Augurio Malsinado se quitó la vida anoche. Se suicidó, para decirlo en términos más claros. Mis cuatro lectores habrán de recordar a ese pobre señor cuyo nombre varias veces cité aquí. Un hado adverso lo persiguió con saña. La fatalidad se abatió siempre sobre él. No ha de extrañar, entonces, que haya escapado por la puerta falsa. Así llamaban los periódicos de antes al suicidio: puerta falsa. En mi opinión no hay puerta más verdadera que la que abre …

Leer más

Risques

El cuento que abre hoy esta columnejilla es de aquellos que los franceses llaman “risques”, o sea que entrañan algún riesgo. Doña Tebaida Tridua lo leyó y fue víctima de una subitánea paroniquia. Esa repentina inflamación de dedos, y la actual escasez de gasolina, impidieron que la ilustre dama saliera de su casa durante varios días. He aquí el malaventurado cuento. Las personas de criterio estricto deben saltarse hasta donde dice: “No le entraba ni el hacha”. Afrodisio Pitongo, hombre …

Leer más


error: Alert: Content is protected !!