Él las mataba, cortaba su piel, y yo las cocinaba para comerlas: esposa del "Monstruo de Ecatepec"

Inicio / Destacado / Él las mataba, cortaba su piel, y yo las cocinaba para comerlas: esposa del “Monstruo de Ecatepec”
Foto: Debate

Él las mataba, cortaba su piel, y yo las cocinaba para comerlas: esposa del “Monstruo de Ecatepec”

El periodista Ciro Gómez Leyva y su equipo de producción, obtuvieron la confesión de la esposa del “monstruo de ecatepec” y su relato resultó más escalofriante que el del mismo Juan Carlos “N”.

Patricia Martínez, relató como fueron ocurriendo los crímenes que cometían en su domicilio y con lujo de detalle describió qué hacían con los cuerpos de las mujeres que iban ejecutando.

“Mi esposo puso un letrero para conseguir muchachas para trabajar en nuestra casa y las que le gustaban las contrataba, pero las jalaba para violarlas, a pesar de tenerme ahí, él quería tener sexo con más mujeres de fuera. Es el caso que llegó al domicilio Fabiola Luquín Reyes, una chica de aproximadamente 22 años de edad, de la que se sabía era casada y tenía un hijo. Sólo recuerdo que fue en el 2012, tocó a la casa y mi esposo Juan Carlos le dijo que quería contratar a alguien para que me ayudara en los quehaceres de la casa.

“Fabiola se percató de que la casa no tenía muebles, pero como me vio que estaba embarazada aceptó, así que se quedó y mi esposo Juan Carlos le dijo que la ropa sucia estaba en el baño y cuando Fabiola entró al baño y se dio la vuelta dándole la espalda a Juan Carlos, este la tomó por la espalda y le dijo que era un robo y que no hiciera nada, que nada más hiciera lo que le dijera y que se iba a ir y me dijo que me saliera de la casa con mi hijo menor.

“Me quedé esperando afuera, pasado como media hora Juan Carlos abrió la puerta de la casa para asomarse y me dijo que ya podíamos pasar y al entrar vi que en el baño que estaba la muchacha Fabiola tirada en el piso llena de sangre viendo que tenía una herida muy grande en el cuello y me espanté y le dije que lo iba a denunciar pero me dijo que fuera pendeja que nos iban a encerrar a los dos, y yo le creí.

“Y como Juan Carlos le cortó un cacho de carne de la pierna derecha fileteándola sacando cuatro bisteces y yo hice carne asada y nos comimos de ahí mu esposo Juan Carlos y yo, metiendo el resto del cuerpo de Fabiola en un bote de cartón y en la noche la fuimos a tirar a un terreno baldío, en la calle Lázaro Cárdenas sobre las vías, en la colonia Jardines de Morelos en un diablo”.

Aseguró que “como la gente sabía que éramos basureros no se les hacía raro que tiráramos basura en la noche y con las ropas de Fabiola las tiramos a la basura.

“Después de unos dos meses aproximadamente el señor Jorge quien vivía en la misma vecindad, era mañoso y se metía en la casa con nosotros, poniéndose a monear y le damos un taco de repente, en una ocasión me quedé sin gas y me prestó un anafre y luego le subí el anafre, estando Luz del Carmen Miranda González quien era hija del señor Jorge y la señora Araceli y le pregunté que si estaban sus papás y me dijo que estaba sola y le dejé el anafre. Después subí de nuevo para pedirle prestado su teléfono para que le hablara a mi suegra.

“Después, bajando Luz del Carmen para ver qué estábamos haciendo entrando a la casa, sentándose en el sillón y mi esposo Juan Carlos le empezó a decir cosas, que estaba muy bonita y se le acercó y la comenzó a amenazar diciendo que hiciera todo lo que él le dijera que solo iba a robar su casa y que la iba a dejar en el baño amarrándole los pies con una venda, le decía que nos íbamos a ir y la aventó al colchón, diciéndome que las manos no se las iba a amarrar porque así podía ella”.

Declaró que se salió de la casa con su hijo “a juntar basura y me tardé porque no quería regresar a ver a mi esposo. Cuando regresé a la casa me quedé afuera para separar la basura y cuando regresé a la casa vi a Luz del Carmen en el baño degollada y estaba partida a la mitad y en la tarde aproximadamente como a las 16:00 horas de igual forma Juan Carlos la fileteó y le sacó un kilo de bisteces de los muslos de Luz del Carmen e hice carne asada”.

Juan Carlos y Patricia se conocieron en un bar en el 2008 y desde entonces vivían juntos, este le contaba que se dedicaba a matar gente.

Durante el 2010, la pareja colocó un letrero en su casa, donde supuestamente, buscaba a una joven que trabajara en los quehaceres de la casa pero en realidad se trataba de otras intenciones.

 

Con información de Radio Fórmula 

 

También te puede interesar: 

 

Así es el Facebook del “Monstruo de Ecatepec”

Lee también

No le alcanza para la canasta básica a 46% de empleados

En Hidalgo, al 46 por ciento de los trabajadores no le alcanza para adquirir la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!