Inicio / Historico / Algunas causas del abstencionismo

Algunas causas del abstencionismo

Se informó recientemente que, de acuerdo a los costos de los procesos elecctorales que se celebrarán en 2013 en algunos estados, Hidalgo está considerado entre los más caros por voto, según afirman algunos y las estadísticas lo confirman y para variar, las elecciones legislativas locales son de las que menos existe participación, que no significa necesariamente que sea signos de repudio a estos procesos, sino lo menos, no hay interés social, lo cual tiene diferentes punto de vista, de mi personal punto de vista, la primera; la más común; existe un arraigado tradicional escepticismo, a partir de los reiterados fraudes o no, pero que le ha ido sedimentando de la duda y la ilegalidad, pero también, de la pérdida de confianza por la duda de que se le respeten su voto, todavía no a saboreando las mieles y el valor que tiene el voto para el ejercicio de su legítima soberanía.

 

Una democracia burguesa-electoral que aún no nos ha permitido valorar y sentir la verdadera fuerza del voto, nunca lo hemos probado, porque; nunca le han respetado la emisión de su voto, siempre de los siempres hasta hoy el gobierno y las autoridades electorales del estado han sido cómplices del fraude, por menos; nunca han sido claros los resultados y transparentes, pese al esfuerzo, aún no hemos encontrado los mecanismo electoral es que nos dejen con claridad; la vía para ejercicio democrático-electoral con credibilidad y confiable.

En México los elevados índices de abstencionismo, aún mayores a los reconocidos en las cifras oficiales, han sido el resultado que en el país ha erosionado la credibilidad de los procesos electorales, también es síntoma de la falta de congruencia estado-proceso electoral, el ciudadano ha valorado la falta de respeto en su participación política intermedia entre procesos electorales que se da, de diversos movimientos sociales y políticos, ¿cómo voy a cree en las elecciones si durante el trascurso entre elecciones el estado mexicano ha violentado, reprimido, perseguido, amenazado, excluido a los ciudadanos en sus diversos movimientos políticos-sociales? No puede cree, si hay sindicatos perseguidos, empresas privatizadas y en proceso de privatización, impunidad y premio a gobernantes represores, el gobierno ha golpeado a su base social, a sus organizaciones y gremios etc. así, ¿quién puede creer en las elecciones? Si en los hechos, fuera de las promesas y la retorica electorera lo que a la democracia es; no se ha cumplido.

Lo anterior trae a colación; la indiferencia de la sociedad en los asuntos públicos y el rechazo tradicional popular de resistencia a un régimen y a sus prácticas acabadas y agotadas, engañosas y frustrantes que ha roto el porvenir o la esperanza popular por el cambio con el uso del proceso electoral, solo ha encontrado la antidemocracia mexicana, las complicidades del IFE, TRIFE y en nuestro estado el IEEH que ha ido forjando hasta hoy, una barrera que no deja ver la credibilidad y la legitimidad.

Las complicidades y dictamen final y arreglos y desarreglos previos desde el propio gobierno para asuntos finales y resoluciones de las instituciones electorales que han actuado en coordinación “discreta” con el estado, a cambio de determinaciones autónomas, independientes, de los órganos socializados y autónomos electorales.

No hay una exactitud de quién nos pueda dar con certeza la respuesta al asunto de las obtención, lo que sí se puede termo-medir, que es, una forma callada y silenciosa de resistencia al régimen e indiferencia como forma de desprecio y desconfianza que a veces, por más diversos modos cibernéticos y mercantiles de propaganda y de mercadotecnia, no llega a impedir la afrenta popular contra los procesos engañosos del sistema electoral mexicano.

Otro factor abstencionista y que ha entrado en el corazón de la sociedad y que le ha minado al interior es la generación de la desintegración real y política de la sociedad, por la mercadotecnia, que aunque haya hecho cada vez más caros los procesos electorales y de campaña y ha procreado la escasa preparación o desinformación política a la sociedad, ha llevado de la mano el consumismo por el que; “qué me vas a dar, para votar por ti” no importando al elector un pito la posición política, el contenido de la plataforma electoral o el proyecto de estado o país que cada quién pretende, ya sea y que tenga el candidato o el partido por el cual participa, porque además, ni los candidatos saben ni conocen el perfil y el rostro de sus partidos que representan, todo lo anterior; como resultado del claro avance de la derecha en México.

Lee también

Apantallan ladrones durante el Buen Fin

Los ladrones tienen objetos preferidos para el Buen Fin: pantallas y muñecas. Un reporte de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert:Nuestro contenido esta protegido !!