Altas y baaaajas - Criterio Hidalgo
Inicio / La Copa / Columnas deportivas / Altas y baaaajas

Altas y baaaajas

Mientras Cruz Azul lleva prisa inusitada armando su equipo para el siguiente torneo y el América no se duerme en sus laureles, sintiendo la presión que ejerce su expresidente diciéndole a todos “quítense que ahí les voy”, el que parece que se la está pensando con mucho cuidado es Pumas.

Y es que luego de haberle dado la famosa “segunda oportunidad” a varios futbolistas que defraudaron de manera gacha a quien confió en ellos no solo sacándolos del olvido sino dándoles la oportunidad de ser figuras para acabar provocando la furia de la tribuna auriazul, ahora la directiva está poniéndose las pilas para traer de fuera más Nicos, Chelos y Chavos y menos Guerrones, Berjones y Rabellos.

Así que por un lado están los engranes moviéndose y Juan Manuel Iturbe prácticamente ya es jugador auriazul, mientras que Martín Rodríguez está a nada de aceptar el ofrecimiento universitario para empezar a llenar los huecos que ya se hicieron en la plantilla.

Y por oootro lado, están trabajando también con las bajas y todo parece indicar que van a deshacerse de Mauro Formica y hasta de Erick Torres, quien firmó por varios años y nomás no dio una con la playera felina.

Semejante decepción ha de haber causado El Cubo, pues se iría de CU apenas 5 meses después de haber arribado y cuando la necesidad hoy es la de un delantero confiable tras el adiós de Castillo. Oportunidades no le faltaron y la verdad es que Torres se hizo más famoso por lo que hizo fuera de la cancha que
por sus goles.

Si Pumas se está tomando su tiempo para cerrar una plantilla que devuelva las sonrisas al Olímpico Universitario, pues que se tomen su tiempo, no creo que nadie se los reproche.

El adiós a Loli

Y hablando de temas felinos, la que la pasó mal y de malas fue la entrenadora de los Pumas de la Liga MX Femenil,
Ileana Dávila.

Es que la estratega estuvo la semana pasada en los campos de Coapa, donde vio caer a los Pumas Sub 20 en la Semifinal ante el América en una mañana en la que se asoleó, vio quedar eliminados a los universitarios ante el archirrival y peor aún, le avisaron que su perrito iba a tener que pasar a mejor vida.

Así es, Dávila no pudo ni asimilar la caída auriazul pues apenas dieron el pitazo final, se enteró que tenían que dormir a su mascota, por lo que bañada de lágrimas se fue al hospital veterinario a darle el último adiós a Loli.

Abrazote y mis mejores deseos de pronta resignación para mi amiga Ileana; ojalá que pueda dedicar varios triunfos del próximo torneo a la memoria de
su fiel mascota.

 

San Cadilla

Lee también

Listos para santos

Los Tigres cerraron su preparación para enfrentar a Santos con una cascarita en el Estadio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *