Enojo híbrido - Criterio Hidalgo

Inicio / La Copa / Columnas deportivas / Enojo híbrido

Enojo híbrido

En Cruz Azul hay mucha molestia porque la Cancha 1 de La Noria nomás no queda tras ponerle pasto híbrido con la misma empresa tica que lo colocó en el estadio Azteca.
Me contaron por ahí que los celestes ya no ven la hora de tener su cancha luego que Turf Managers Specialist (TMS) les ha cambiado dos veces la entrega de su campo con el mismo césped híbrido como el que tantos dolores de cabeza ha causado en el Coloso de Santa Úrsula.
Lo peor es que La Máquina ya tuvo que entrenar otra vez en el Centro de Alto Rendimiento, ahí donde realizó el cierre de su pretemporada precisamente porque dejaron que esa empresa trabajara a gusto en La Noria.
De esa manera, el conjunto cementero quiso darle descanso a la Cancha 2, que ya luce toda afectada, pues ahí también entrenan la Sub 17 y la Sub 20 celestes.
Pedro Caixinha reveló primero que el campo debía estar listo para el 7 de agosto y luego, TMS refirió que estaría listo en la primera semana de septiembre, lo que ya se retrasó al menos un mes, con todo y que los trabajos arrancaron ¡desde mayo pasado!
Lo peor es que Cruz Azul no quiere que eso afecte al equipo y pues tuvieron que agarrar todos tiliches y se fueron estos días para el CAR, pero esto sale bastaaante carito y, por ello, están estudiando pedirle a la empresa tica que le apoquine con una lana para pagar la renta de las instalaciones de la FMF entre los dos.
No me quiero imaginar cómo estará la cancha del estadio Azteca mañana para el cotejo entre América y Monarcas con el mentado césped híbrido, y más porque vaya aguaceros que han caído estos días en La Capirucha.

Marche no fue ningún santo…
De todos es sabido que Agustín Marchesín se volvió la comidilla de todo mundo esta semana tras el patadón que le aplicó al canterano Arturo Sánchez en la práctica del América del martes, lo que a la mejor pocos saben es que este compadre trae cola desde sus tiempos en Torreón.
Me cuentan que Marche dejó muy mal sabor de boca en La Comarca porque resulta que lo del martes en Coapa no fue ningún accidente, sino que es una costumbre del argentino: maltratar a la gente de fuerzas básicas. En el TSM más de un muchacho temblaba ante los insultos y maltratos del portero, quien tenía una pésima relación con los encargados de llevar a los talentos santistas.
Ahhhh, pero las gracias de Marchesín no se limitaban a los chicos de las inferiores, pues sus compañeros de vestuario en el primer equipo tenían que soplarse sus rabietas y corajes cada que algo no le salía. Cuentan que hasta el capitán Carlos Izquierdoz vio cómo se le llenaba el buche de piedritas aguantando al arquero e incluso me chismearon que su pésima relación con su compatriota Diego González tuvo que ver para que El Pulpo decidiera irse del club a mediados de 2016, pese a que llegaron juntos de Lanús en diciembre de 2014.
Dicho lo anterior, a ver quién le cree a señor Marchesín lo de las disculpas que publicó tras el patín al canterano del Ame, porque yo… NO.

 

San Cadilla I Agencia Reforma

Lee también

Firme el Maestro en el timón charrúa

El DT uruguayo Oscar Tabárez, de 71 años de edad, dirigirá por cuatro años más …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Alert: Content is protected !!